Adviento

by | Nov 26, 2022 | Apologética, Espiritualidad

El Adviento, según el uso actual, comienza con el domingo más cercano a la fiesta de San Andrés.

¿Qué es el Adviento?

Adviento es mejor conocido como el período en el calendario de la Iglesia antes de Navidad, que dura aproximadamente un mes.

Adviento (Lat. ad-venio, venir a), según el uso actual, es un período que comienza con el domingo más cercano a la fiesta de San Andrés Apóstol (30 de noviembre) y abarca cuatro domingos. El primer domingo puede ser tan pronto como el 27 de noviembre, y luego el Adviento tiene veintiocho días, o tan tarde como el 3 de diciembre, lo que le da a la temporada solo veintiún días. Con Adviento comienza el año eclesiástico en las iglesias occidentales. Durante este tiempo se exhorta a los fieles a prepararse dignamente para celebrar el aniversario de la venida del Señor al mundo como el Dios de amor encarnado, a fin de hacer de sus almas moradas adecuadas para la venida del Redentor en la Sagrada Comunión y por la gracia, y así prepararse para su venida final como juez, en la muerte y en el fin del mundo.

SIMBOLISMO.—Para lograr este objetivo, la Iglesia ha dispuesto la Liturgia para esta temporada. En la oración oficial, el Breviario, llama a sus ministros, en el Invitatorio de Maitines, a adorar “al Señor, el Rey que ha de venir”, “al Señor que ya está cerca”, “Aquel cuya gloria se verá mañana”. ”. Como Lecciones para el primer Nocturno prescribe capítulos del profeta Isaías, que habla en términos mordaces de la ingratitud de la casa de Israel, los hijos elegidos que habían abandonado y olvidado a su Padre; que habla del Varón de Dolores azotado por los pecados de Su pueblo; quien describe con precisión la pasión y muerte del Salvador venidero y su gloria final; que anuncia la reunión de los gentiles en el Monte Santo. En el segundo Nocturno las Lecciones de los tres domingos están tomadas de la octava homilía del Papa San León (440-461) sobre el ayuno y la limosna como preparación para la venida del Señor, y en un domingo (el segundo) de San Pedro. El comentario de Jerónimo a Isaías, xi, 1, cuyo texto interpreta de la Santísima Virgen María como “la vara de la raíz de Jesé”. En los himnos de la temporada encontramos alabanza por la venida de Cristo, el Creador del universo, como Redentor, combinado con la oración al juez venidero del mundo para que nos proteja del enemigo. Ideas similares se expresan en las antífonas del Magnificaten los últimos siete días antes de la Vigilia de la Natividad. En ellos, la Iglesia llama a la Sabiduría Divina para que nos enseñe el camino de la prudencia; en la Llave de David para librarnos de la esclavitud; en el Sol Naciente para iluminarnos sentados en tinieblas y sombra de muerte, etc. En las Misas se manifiesta la intención de la Iglesia en la elección de las Epístolas y Evangelios. En la Epístola exhorta a los fieles a que, puesto que el Redentor está más cerca, deben desechar las obras de las tinieblas y ponerse las armas de la luz; deben andar honestamente, como de día, y vestirse del Señor Jesucristo; ella muestra que las naciones están llamadas a alabar el nombre del Señor; les pide que se regocijen en la cercanía del Señor, para que la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guarde sus corazones y sus mentes en Cristo Jesús; les advierte que no juzguen, porque el Señor, cuando venga, manifestará los secretos escondidos en los corazones. En los Evangelios la Iglesia habla de la venida del Señor en gloria; de Aquel en ya través de Quien se están cumpliendo las profecías; del Eterno andando en medio de los judíos; de la voz en el desierto: “Preparad el camino del Señor”. La Iglesia en su Liturgia nos transporta en espíritu al tiempo anterior a la Encarnación del Hijo de Dios, como si realmente aún no hubiera tenido lugar. El cardenal Wiseman dice: “No se nos exhorta secamente a aprovechar ese bendito evento, sino que se nos hace suspirar diariamente con los Padres de antaño: ‘Enviad rocío, cielos, desde arriba, y dejad que las nubes lluevan el Justo. : ábrase la tierra, y brote el Redentor”. Las colectas de tres de los cuatro domingos de esa temporada comienzan con las palabras: ‘Señor, levanta tu poder y ven’, como si temiéramos que nuestras iniquidades impedirían su nacer.”

DURACIÓN Y RITUAL.—Todos los días de Adviento se debe decir el Oficio y Misa del Domingo o Feria, o por lo menos se debe hacer una Conmemoración de ellos, cualquiera que sea el grado de fiesta que ocurra. En el Oficio Divino se omite el Te Deum, el himno gozoso de alabanza y acción de gracias; en la Misa no se dice el Gloria in excelsis. El Aleluya, sin embargo, se mantiene. Durante este tiempo no puede tener lugar la solemnización del matrimonio (Misa Nupcial y Bendición); cuya prohibición vincula a la fiesta de la Epifanía inclusive. El celebrante y los ministros sagrados usan vestiduras violetas. El diácono y el subdiácono en la Misa, en lugar de las dalmáticas de uso común, usan casullas dobladas. El subdiácono se quita la suya durante la lectura de la Epístola, y el diácono la cambia por otra, o por una estola más ancha, que se lleva sobre el hombro izquierdo durante el tiempo que transcurre entre el canto del Evangelio y la Comunión. Se hace una excepción para el tercer domingo (Domingo de Gaudete), en el que las vestiduras pueden ser de color rosa, o violetas más ricas; los ministros sagrados pueden usar este domingo dalmáticas, que también pueden usar en la Vigilia de la Natividad, aunque sea el cuarto domingo de Adviento. El Papa Inocencio III (1198-1216) afirma que el negro era el color que se usaba durante el Adviento, pero el violeta ya se había comenzado a usar para esta temporada a fines del siglo XIII. Binterim dice que también había una ley que obligaba a cubrir los cuadros durante el Adviento. No se colocarán flores y reliquias de santos en los altares durante el Oficio y Misas de este tiempo, excepto el tercer domingo; y la misma prohibición y excepción existe en cuanto al uso del órgano. La idea popular de que las cuatro semanas de Adviento simbolizan los cuatro mil años de tinieblas que envolvieron al mundo antes de la venida de Cristo no encuentra confirmación en la Liturgia.

ORIGEN HISTÓRICO.—No se puede determinar con certeza cuándo se introdujo por primera vez en la Iglesia la celebración del Adviento. La preparación para la fiesta de la Natividad de Nuestro Señor no se llevó a cabo antes de que existiera la fiesta misma, y ​​de esto no encontramos evidencia antes de finales del siglo IV, cuando, según Duchesne [Christian Worship (Londres, 1904), 260 ], se celebraba en toda la Iglesia, unos el 25 de diciembre, otros el 6 de enero. De tal preparación leemos en las Actas de un sínodo celebrado en Zaragoza en el año 380, cuyo cuarto canon prescribe que a partir del diecisiete de diciembre a la fiesta de la Epifanía a nadie se le debe permitir ausentarse de la iglesia. Tenemos dos homilías de San Máximo, obispo de Turín (415-466), tituladas “In Adventu Domini”, pero no hace referencia a un tiempo especial. El título puede ser la adición de un copista. Existen algunas homilías, muy probablemente de San Cesáreo, obispo de Arles (502-542), en las que encontramos mención de una preparación antes del nacimiento de Cristo; aun así, a juzgar por el contexto, no parece haber existido entonces ninguna ley general sobre la materia. Un sínodo celebrado (581) en Macon, en la Galia, por su canon noveno ordena que desde el once de noviembre hasta la Natividad, el Sacrificio se ofrezca según el rito de Cuaresma los lunes, miércoles y viernes de la semana. El Sacramentario Gelasiano señala cinco domingos para la temporada; estos cinco fueron reducidos a cuatro por el Papa San Gregorio VII (1073-85). La colección de homilías de San Gregorio Magno (590-604) comienza con un sermón para el segundo domingo de Adviento. En el año 650 el Adviento se celebraba en España con cinco domingos. Varios sínodos habían promulgado leyes sobre el ayuno que debían observarse durante este tiempo, algunos a partir del 11 de noviembre, otros el 15 y otros desde el equinoccio de otoño. Otros sínodos prohibieron la celebración del matrimonio. En la Iglesia griega no encontramos documentos para la observancia del Adviento antes del siglo octavo. San Teodoro el Estudita (m. 826), quien habla de las fiestas y ayunos comúnmente celebrados por los griegos, no menciona esta temporada. En el siglo VIII lo encontramos observado no como una celebración litúrgica, sino como un tiempo de ayuno y abstinencia, desde el 15 de noviembre hasta la Natividad, que, según Goar, se redujo más tarde a siete días. Pero un concilio de los rutenios (1720) ordenó el ayuno según la antigua regla a partir del quince de noviembre. Esta es la regla con al menos algunos de los griegos. De manera similar, los ritos ambrosiano y mozárabe no tienen una liturgia especial para el Adviento, sino solo el ayuno.

FRANCISCO MILENIO

¿Cuándo está bien robar?

¿Cuándo está bien robar?

El Séptimo Mandamiento parece claro: no robar. Pero en el mundo cotidiano, y en el mundo del cine, hay matices. JUAN M. GRONDELSKI • Las películas pueden expresar valores católicos. Admito que el estado del cine moderno parece invalidar esa tesis, pero la historia...

Lo más actual

¿Cuándo está bien robar?

¿Cuándo está bien robar?

El Séptimo Mandamiento parece claro: no robar. Pero en el mundo cotidiano, y en el mundo del cine, hay matices. JUAN M. GRONDELSKI • Las películas pueden expresar valores católicos. Admito que el estado del cine moderno parece invalidar esa tesis, pero la historia...