Ambulancia del Papa realiza pruebas de COVID-19 a personas sin hogar

CNA. La ambulancia de la Limosnería Apostólica experimentó una notable actividad el miércoles 2 de diciembre, cuando se trasladó hasta la ciudad de Torvaianica, en la periferia de Roma, para proporcionar vacunas contra la gripe y realizar pruebas de coronavirus a personas sin hogar.

A pesar de las inclemencias del tiempo (el miércoles Roma registró unas intensas lluvias propias de esta época del año), la ambulancia vaticana vacunó y realizó el test del COVID-19 a 35 personas junto al atrio de la parroquia de Nuestra Señora de la Inmaculada, según informó Vatican News.

Las personas beneficiadas por esta iniciativa caritativa de la Limosnería Apostólica eran de diversas nacionalidades, pero la mayoría de ellos procedían de Argentina, Colombia y Perú que, por la situación en que se encuentran en Italia, no tienen acceso al sistema nacional de salud.

Asimismo, Vatican News señaló que Torvaianica padece un grave problema de exclusión social, con unas tasas de pobreza y de personas sin hogar inusitadamente altas. Muchas de las personas atendidas ejercen la prostitución en zonas cercanas a la playa.

El P. Andrea Conocchia, sacerdote de Torvaianica, afirmó que a pesar de la lluvia “ha sido un día luminoso porque ha sido iluminado y calentado por la presencia de amigos llegados en la ambulancia del Vaticano”. “La gente está contenta por esta cercanía, por esta presencia, atención y cuidado”, aseguró. La gente “reza por la Iglesia. Pide la bendición del Papa. Están verdaderamente contentos” de recibir ayuda.

Sin embargo, no es la primera vez que el Papa se preocupa por esta localidad cercana a Roma. El pasado mes de abril, el Pontífice pidió al Cardenal Konrad Krajewski, Limosnero de Su Santidad, que enviase dinero a un grupo de prostitutas transgénero de Torvaianica que sufrían la falta de vivienda y habían acudido a la parroquia local en busca de ayuda.

La acción de este miércoles en Torvaianica se suma a otras emprendidas por la Limosnería Apostólica liderada por el Cardenal Krajewski, que se está implicando de forma especialmente ímproba durante la pandemia de coronavirus en ayudar a los pobres y personas sin hogar de Roma y de las localidades vecinas mediante el reparto de comidas, y de mascarillas contra el COVID-19.