Autor: P. Fernando Pascual 

Si se acumula mucha nieve, puede producirse un alud peligroso.Si se acumulan muchas mentiras, es posible una avalancha dañina.

En sociedades donde se puede decir todo y lo opuesto de todo, las mentiras crecen y se difunden con velocidades inauditas.

Primero,  porque  quien  miente  no  necesita  esforzarse  por  controlar  datos  ni  por  pensar  cómo interpretarlos  correctamente.

Le  basta  su  deseo  para  lanzar  al  ruedo  cualquier  falsedad.

Ella  sola correrá por todas partes y engañará a muchos.

Segundo,  porque  las  sociedades  supuestamente  pluralistas  permiten  la difusión  de  casi  todo,  bajo  la bandera de unos derechos que, según dicen, no pueden ponerse nunca en discusión: los de la libertad de pensamiento y de expresión.

Una primera precisación: la supuesta libertad de expresión encuentra en ocasiones controles férreos. Basta con fijarnos en la persecución que sufre todo aquel que hable de posible curas solicitadas por quienes tienen ciertas tendencias sexuales.

Una  segunda  precisación:  difundir  mentiras  en  el  gran  público  solo  es  posible  desde  el  apoyo  de poderosos medios informativos, en los cuales dominan aquellos intereses de quienes tienen dinero en abundancia y ambiciones más o menos manifiestas.

Habrá  quien  afirme  que  gracias  a  Internet  cada  vez  serán  desenmascaradas  más  mentiras  y  que  se promoverán  más  verdades.  Pero  también  Internet  tiene  sus  reglas,  y  muchos  trabajos  serios  quedan sepultados ante montones de insultos y mentiras fáciles.

Entonces, ¿quién nos salvará de las numerosas avalanchas de mentiras? En parte, una buena educación al auténtico sentido crítico, lo cual supone que existan maestros libres de ideologías engañosas. Algo, se constata con pena, nada fácil.

En parte, con un paciente y constante trabajo personal, que ayude a familiares y amigos a vacunarse para  no  quedar  engañados  ante  lo  que  gira  velozmente  y  en  todas  partes  sin  garantías  mínimas  de seriedad.

En la tarea por defenderse de las mentiras también contamos con la ayuda que viene del mismo Dios. Porque si el hombre no fue capaz de superar el pecado sin la llegada de Cristo, tampoco podrá resistir ante la fuerza del padre de la mentira (el diablo) sin la

ayuda de quien es Camino, Vida y, para nuestro asunto, Verdad completa…