Beato Carlo Acutis: 41.000 personas visitaron la tumba de un adolescente italiano en medio de la beatificación

Por Hannah Brockhaus

Roma (CNA) – Más de 41.000 personas visitaron la tumba de Carlo Acutis durante la celebración de 19 días de la beatificación del adolescente italiano, según la Diócesis de Asís.
Un promedio diario de 2.170 personas visitó el Santuario del Despojo en la Iglesia de Santa María la Mayor de Assisi entre el 1 y el 19 de octubre, a pesar de las estrictas restricciones relacionadas con la pandemia de coronavirus. Allí vieron a un joven en camino a la santidad, acostado en reposo en jeans y un par de tenis Nike.
Durante estos 19 días, las personas pudieron ver el cuerpo intacto de Acutis para veneración. En la noche del 19 de octubre, se celebró una misa y el cristal se cubrió con una pieza de mármol, marcando el final de las celebraciones oficiales de beatificación.
Durante la cobertura del sepulcro, el obispo Marcello Semeraro, nuevo prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, indicó que el cristal podría ser descubierto nuevamente en el futuro para exponer el cuerpo, que continúa incorrupto.
“Mientras tanto, el santuario permanece abierto para la asistencia ordinaria de los fieles”, dijo y explicó que los visitantes aún podrán rezar ante la tumba cerrada de Acutis.
El obispo Semeraro dio gracias al Señor por las semanas anteriores: “Lo que hemos vivido es verdaderamente un tiempo de gracia que traerá flores y frutos en el futuro”, agregó. “La gran participación de los fieles es la señal de que Carlo es el santo entre nosotros”.
Primer milenial beatificado
En una misa en la Basílica de San Francisco de Asís, Acutis se convirtió en el primer milenial en ser beatificado por la Iglesia Católica.
Al crecer en Milán en la década de 1990 y principios de la de 2000, jugó videojuegos y aprendió por sí mismo lenguajes de programación de computadoras. Pero muchos han testificado que el centro de la vida del adolescente fue su fuerte devoción a la Presencia Real de Jesús en la Eucaristía.
Desde muy joven, Acutis expresó un amor especial por Dios, aunque sus padres no eran especialmente devotos. A medida que crecía, comenzó a asistir a misa diaria, a menudo haciendo Horas Santas antes o después de la misa, y se confesó semanalmente.
Creó sitios web para informar a otros sobre los milagros eucarísticos y las apariciones marianas en todo el mundo. En su sitio, le dijo a la gente, “cuanto más a menudo recibamos la Eucaristía, más seremos como Jesús, para que en esta tierra tengamos un anticipo del cielo”.
Acutis murió de leucemia en 2006 a la edad de 15 años. Ofreció sus sufrimientos por el Papa Benedicto XVI y por la Iglesia, diciendo: “Ofrezco todo el sufrimiento que tendré que sufrir por el Señor, por el Papa y por la Iglesia”.