Cambio de imagen extremo: edición del alma

by | Nov 15, 2022 | Espiritualidad, Teologia

ESCRITO POR : HECTOR MOLINA •

Mientras veía un poco de televisión, una vez me encontré con el popular programa de televisión Extreme Makeover: Home Edition. Es un espectáculo que presenta un equipo de constructores y diseñadores de viviendas que responden a las solicitudes de personas de todo el país cuyas casas están en mal estado y necesitan una “renovación extrema”. Aproveché la ocasión para señalar a mis hijos que este programa es una gran metáfora del Sacramento de la Penitencia, que está ordenado a la renovación espiritual y al “retoque” del alma herida por el pecado.

¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él. Porque el templo de Dios es santo, y ese templo sois vosotros (1 Cor. 3:16-17).

Si alguna vez vio el programa, sabe que cada episodio comienza con la llegada del “equipo de diseño” a la casa que ha sido elegida para el “cambio de imagen extremo”. Los miembros del equipo anuncian su llegada de manera dramática y luego son invitados a la casa para inspeccionar los daños. Son conducidos a todas las habitaciones de la casa y se les muestran todas las áreas que han sido dañadas y rotas.

¿No es esto precisamente lo que nosotros, como cristianos, estamos invitados a hacer de manera continua? ¿No nos exhorta la Iglesia a hacer un balance de nuestra vida, a mirar dentro de nuestra alma para inspeccionar las muchas áreas que han sido dañadas y heridas por el pecado? En este día y época, esta práctica de examinar la conciencia de uno se desaconseja, por decir lo menos. Estamos tan consumidos con las dimensiones externas de nuestras vidas que fácilmente ignoramos las internas y tendemos a descuidar lo que es más importante, a saber, la condición de nuestras almas.

Para remediar esto, la Iglesia nos instruye a adquirir el hábito de hacer un inventario moral de nuestras vidas y considerar en oración el daño causado por nuestros pecados.

Busquemos y examinemos nuestros caminos para que podamos volver al Señor (Lamentaciones 3:40).

Incluso los antiguos filósofos reconocieron la importancia y el valor de la reflexión y la introspección personales. Fue Sócrates quien escribió: “No vale la pena vivir una vida sin examinar”. ¿Cuántos de nosotros hemos descuidado esta importantísima y necesaria disciplina espiritual?

Otro gran obstáculo que enfrentamos en nuestra cultura moderna es lo que el Venerable Papa Pío XII describió como el “pecado del siglo”: “la pérdida del sentido del pecado”. Y debido a que hemos eliminado el pecado a través de la negación y el relativismo moral, nos hemos absuelto convenientemente de cualquier culpa.

El Siervo de Dios Arzobispo Fulton J. Sheen lo expresó mejor cuando dijo:

Hubo un tiempo en que los católicos eran los únicos que creían en la Inmaculada Concepción. Hoy en día, parece que todo el mundo cree que ha sido inmaculadamente concebido.

Sin embargo, la Biblia es muy clara acerca de aquellos que se creen libres de pecado. Leemos en 1 Juan 1:8-10:

Si decimos: “No tenemos pecado”, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo y perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad. Si decimos: “No hemos pecado”, lo hacemos mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

Todos somos pecadores, todos y cada uno de nosotros. Y como tal, debemos reconocer que hemos ofendido a Dios tanto por lo que hemos hecho (pecados de comisión) como por lo que hemos dejado de hacer (pecados de omisión). Es el pecado el que hiere y destruye la vida de la gracia en nosotros. El pecado nos aleja de Dios, de nuestro prójimo y de nosotros mismos. El pecado desfigura nuestra alma y nos esclaviza (ver Juan 8:34).

La buena noticia es que Jesús vino a liberarnos de la esclavitud de la muerte por el pecado (ver Rom. 6:23-24; Ef. 2:1-5). La buena noticia es que el “Equipo de diseño definitivo” (la Santísima Trinidad) está parado a la puerta de nuestros corazones y está llamando (ver Apocalipsis 3:20). El Buen Señor quiere darnos un corazón nuevo y un espíritu nuevo (ver Ezequiel 36:26), y logra este cambio espiritual más poderosamente a través del sacramento de la reconciliación.

En el programa de televisión, algunas de las imágenes más emocionantes se capturan cuando las grandes excavadoras derriban toda la casa en cuestión de minutos. Primero deben derribar, para poder edificar. Cuando confesamos nuestros pecados con verdadero dolor y contrición e invitamos al Señor a nuestro corazón, su gracia y misericordia pueden desarraigar y derribar los muros del pecado y la desobediencia.

Una vez que se derriba la antigua casa, comienza el proceso de construcción. Se aseguran de que la nueva casa esté construida sobre una base sólida. En los Evangelios, Jesús nos recuerda este importante principio:

Sin embargo, la Biblia es muy clara acerca de aquellos que se creen libres de pecado. Leemos en 1 Juan 1:8-10:

Si decimos: “No tenemos pecado”, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo y perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad. Si decimos: “No hemos pecado”, lo hacemos mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

Todos somos pecadores, todos y cada uno de nosotros. Y como tal, debemos reconocer que hemos ofendido a Dios tanto por lo que hemos hecho (pecados de comisión) como por lo que hemos dejado de hacer (pecados de omisión). Es el pecado el que hiere y destruye la vida de la gracia en nosotros. El pecado nos aleja de Dios, de nuestro prójimo y de nosotros mismos. El pecado desfigura nuestra alma y nos esclaviza (ver Juan 8:34).

La buena noticia es que Jesús vino a liberarnos de la esclavitud de la muerte por el pecado (ver Rom. 6:23-24; Ef. 2:1-5). La buena noticia es que el “Equipo de diseño definitivo” (la Santísima Trinidad) está parado a la puerta de nuestros corazones y está llamando (ver Apocalipsis 3:20). El Buen Señor quiere darnos un corazón nuevo y un espíritu nuevo (ver Ezequiel 36:26), y logra este cambio espiritual más poderosamente a través del sacramento de la reconciliación.

En el programa de televisión, algunas de las imágenes más emocionantes se capturan cuando las grandes excavadoras derriban toda la casa en cuestión de minutos. Primero deben derribar, para poder edificar. Cuando confesamos nuestros pecados con verdadero dolor y contrición e invitamos al Señor a nuestro corazón, su gracia y misericordia pueden desarraigar y derribar los muros del pecado y la desobediencia.

Una vez que se derriba la antigua casa, comienza el proceso de construcción. Se aseguran de que la nueva casa esté construida sobre una base sólida. En los Evangelios, Jesús nos recuerda este importante principio:

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras y las hace, será como un hombre prudente que edificó su casa sobre la roca; y cayó la lluvia, y vinieron los torrentes, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa, pero no cayó, porque estaba cimentada sobre la roca (Mat. 7:24-25).

San Pablo describe la gloriosa realidad de cuyas vidas están edificadas sobre el sólido fundamento de Jesucristo.

De modo que quien está en Cristo es una nueva criatura: las cosas viejas pasaron; he aquí, cosas nuevas han venido. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo y nos dio el ministerio de la reconciliación (2 Cor. 5:17-19).

Cuando una persona se arrepiente de sus pecados y acepta la gracia y la misericordia de Jesucristo en el sacramento, se convierte en una nueva creación y experimenta un “cambio de imagen” espiritual en su alma. A la verdad, las cosas viejas pasan, y vienen las cosas nuevas.

Adviento

Adviento

El Adviento, según el uso actual, comienza con el domingo más cercano a la fiesta de San Andrés. ¿Qué es el Adviento? Adviento es mejor conocido como el período en el calendario de la Iglesia antes de Navidad, que dura aproximadamente un mes. Adviento (Lat. ad-venio,...

Dobbs salva vidas

Dobbs salva vidas

ESCRITO POR: TRENT HORN • Una afirmación común entre los defensores del aborto legal es que prohibir el aborto no hace nada para reducir las tasas de aborto. La autora católica Rebecca Bratten Weiss hace uno de esos argumentos en un artículo de mayo de 2022 lamentando...

Lo más actual

Adviento

Adviento

El Adviento, según el uso actual, comienza con el domingo más cercano a la fiesta de San Andrés. ¿Qué es el Adviento? Adviento es mejor conocido como el período en el calendario de la Iglesia antes de Navidad, que dura aproximadamente un mes. Adviento (Lat. ad-venio,...

Dobbs salva vidas

Dobbs salva vidas

ESCRITO POR: TRENT HORN • Una afirmación común entre los defensores del aborto legal es que prohibir el aborto no hace nada para reducir las tasas de aborto. La autora católica Rebecca Bratten Weiss hace uno de esos argumentos en un artículo de mayo de 2022 lamentando...