Católicos se unen en oración por la paz en Bielorrusia 

(ACI Prensa)

Este 13 de diciembre, los católicos se unieron en oración en la Catedral de Berlín (Alemania) para pedir por la paz y recordar a los cristianos de Bielorrusia que no están solos.

La noche del domingo, durante su homilía, el Arzobispo de Berlín, Mons. Heiner Koch, apoyó a los fieles del país europeo y recordó que “¡No estás solo Bielorrusia, nosotros te apoyamos!”.

Mons. Koch enfatizó que Alemania está aprendiendo de Bielorrusia “lo valiosas que son la democracia y la libertad de expresión y lo poco que podemos darlas por sentado”.

“Estamos aprendiendo que la Iglesia debe ser valiente y estar lista para tomar posición donde la dignidad y los derechos humanos son pisoteados”, agregó.

El Arcipreste ortodoxo y presidente del Grupo de Trabajo de Iglesias Cristianas (ACK), Radu Constantin Miron, señaló que “con esta oración de paz expresamos nuestro gran anhelo del fin de la violencia”.

“El corazón está apesadumbrado por Bielorrusia. Comunidad significa sufrir, rezar y esperar”, resaltó. “Compartimos con el pueblo de Bielorrusia su esperanza de Adviento este año como una expectativa muy concreta de la llegada de la paz a su país”, agregó.

Como representante del movimiento de oposición bielorruso, Svetlana Tichanovskaya, saludó a los asistentes después de la oración.

Situación tensa en Bielorrusia

La situación actual del país es de tensión luego de las elecciones del pasado 9 de agosto en las que resultó reelegido el presidente Aleksandr Lukashenko, en el cargo desde hace 26 años, y que hace poco abogó por nacionalizar la Iglesia en el país.

Los grupos opositores denunciaron la manipulación de las elecciones y, desde entonces, se repiten las manifestaciones de protesta contra el presidente.

En ese contexto, el Gobierno de Lukashenko inició la represión para restringir aún más las libertades ciudadanas y combatir a los grupos de protesta. En esa estrategia, ha iniciado también una campaña contra las autoridades religiosas y, en particular, de la Iglesia Católica en el país.

La principal víctima de la arremetida de Lukashenko contra la Iglesia ha sido el Arzobispo de Minsk y presidente de los obispos de Bielorrusia, Mons. Tadeusz Kondrusiewicz, quien sigue todavía en el exilio sin posibilidad de regresar al país, después de que le impidieran el paso el 31 de agosto cuando trataba de cruzar la frontera tras un breve viaje a Polonia.