Por Jason Anderson y Jennifer Fulwiler

Érase una vez, no hace mucho tiempo, el ateísmo era el sistema de creencias que no se atrevía a pronunciar su nombre. Incluso el escéptico más ferviente hablaba de labios para afuera de la fe, o al menos de las bendiciones que la humanidad derivaba de ella.

Pero ese ya no es el caso. El ateísmo es una influencia fuerte y creciente en nuestra cultura. Puede verlo en todas partes, desde la mesa de bestsellers en su librería local hasta el pez Jesús mutado de Darwin en el automóvil en el tráfico frente a usted. Los ateos se sienten cómodos declarándose ateos, cómodos promoviendo el ateísmo y cómodos denunciando la religión, que, según algunos de los ateos más prominentes, se encuentra en la lista de bendiciones de la humanidad en algún lugar entre la difteria y el nazismo.

Y ahora que lo estamos encontrando con más frecuencia, los cristianos a veces se encuentran mal preparados para lidiar con este tipo de ateísmo muscular. Especialmente para los cristianos de toda la vida, los argumentos ateos son tan extraños que no saben cómo responder, y con demasiada frecuencia caen en ira (“¡¿Cómo te atreves?!”) O miedo (“¿Y si tienen razón?”), ninguno de los cuales hace ningún bien a nadie, dañando el testimonio del cristiano y dejando al ateo firmemente atrincherado en su ateísmo.

Si vamos a encontrarnos con más ateos (y lo estamos, ya sea en el trabajo o en la lavandería o alrededor de nuestras propias mesas para cenar), debemos estar preparados para explicar nuestras creencias de una manera que resuene con personas fuera de la fe. Como punto de partida, lo que sigue es una lista de lo que se debe y no se debe tener en cuenta cuando se habla de religión con un ateo:

  1. No tenga miedo de admitir que tiene fe. Los cristianos con frecuencia informan que han estado en situaciones en las que surge el tema de por qué creen, y todo lo que pueden decir es que tienen fe a pesar de que nunca han hecho una investigación importante. A menudo parecen avergonzados por esta defensa. Si queda atrapado en una conversación sobre por qué cree y eso es todo lo que tiene, no tenga miedo de ir con eso. Articúlelo lo mejor que pueda. Por ejemplo, podrías explicar que tu fe no es solo una historia que te cuentas a ti mismo para sentirte bien, o hablar sobre lo que te lleva a creer que tienes una relación real con Algo fuera del mundo material.

 

  1. No asuma que sus amigos ateos están secretamente enojados con Dios o sienten que algo falta en sus vidas. Trabaje partiendo de la suposición de que esta persona es atea porque simplemente no ha visto ninguna evidencia de que Dios exista.

 

  1. No cite la Biblia, pero conozca la Biblia. La Biblia es una fuente de gran sabiduría, pero si se la cita a un ateo como autoridad, será como si su médico explicara su diagnóstico leyendo un pasaje de un libro de Harry Potter. No se limite a soltar versículos de la Biblia y esperar que eso convenza a alguien. Hay razones por las que la Biblia dice las cosas que dice. Conozca las razones detrás de ellos y esté preparado para explicarlos.

 

  1. No sienta que tiene que tener todas las respuestas en ese mismo momento. Es mucho mejor simplemente decir: “¡Excelente pregunta! No sé la respuesta a eso, pero me encantaría investigarlo y contactarte”, que adentrarte en un territorio con el que no estás familiarizado.

 

  1. Explique el panorama general. Familiarícese con el caso histórico del cristianismo y ofrezca una explicación de alto nivel de lo que hace que las afirmaciones de esta religión sean convincentes: que la vida y la muerte de Jesús cumplieron las escrituras antiguas que todos los historiadores están de acuerdo en que existieron antes de Su tiempo; que casi todos los apóstoles fueron martirizados por su fe; que el cristianismo se extendió como la pólvora a pesar de la horrenda persecución. Estudie los escritos de los primeros cristianos, que defendían el cristianismo en un mundo pagano que era en gran parte hostil a sus creencias (¿le suena familiar?).

 

  1. Sea lógico. No niegue de antemano la validez del pensamiento científico y lógico. Es cierto que la ciencia no tiene todas las respuestas, pero tiene algunas de ellas, y si intentas negarlo, corres el riesgo de meterte en territorio chiflado. Como siempre nos recuerda el Papa Benedicto XVI, el Dios en quien creemos es un Dios de razón. Hay una larga y erudita historia de argumentos racionales a favor del cristianismo, y si puede usarlos, estará hablando en términos que su amigo ateo pueda entender. Conozca a algunos de los grandes filósofos y apologistas cristianos. Si no ha leído Mere Christianity de C. S. Lewis, ¿a qué está esperando?

  1. Date cuenta de que tu único objetivo es plantar una semilla. En estas discusiones, a veces podemos concentrarnos tanto en los detalles que perdemos de vista el panorama general. Es muy poco probable que la persona con la que estás hablando esté completamente convencida de la verdad del cristianismo en una conversación. Simplemente defienda el cristianismo lo mejor que pueda y recuerde que la conversión es en última instancia el trabajo de Dios, no el suyo.

 

  1. Ponte en la posición de tus amigos ateos. ¿Y si, por ejemplo, el cristianismo fuera falso y la mitología griega fuera realmente cierta? ¿Qué haría falta para convencerte de eso?

 

  1. No uses muchas frases cristianas. Los cristianos “dan su corazón a Jesús” y “el Espíritu Santo mora en nosotros” y damos un “caminar diario con Cristo” para que estemos “en el mundo pero no del mundo”. Todas estas frases son significativas, profundas y comprensibles al instante para casi cualquier cristiano, pero no significan nada para las personas que están fuera de la fe. Es difícil evitarlos, porque estamos acostumbrados a usarlos como abreviatura de algunos conceptos muy complejos. Pero debería poder explicar esos conceptos en términos sencillos de todos modos.

 

  1. Ore. No cometa el error de confiar únicamente en su propia inteligencia cuando tiene el Espíritu Santo a su disposición. Ore pidiendo guía para usted y por un corazón receptivo dentro de su amigo ateo. Puede que se sorprenda de la eficacia de esta técnica. También será bueno para ti.

 

No estamos alentando a nadie a que salga a pelear; nunca nadie fue arengado por la familia de Dios. Pero con un poco de preparación mental, cuando llegue el momento, estará listo para presentar el caso de la fe en términos que sean familiares para sus amigos y familiares no creyentes.