Un giro en una historia familiar sobre la Pequeña Flor nos muestra la

manera correcta de amar a los pobres en nuestras vidas.

Autor: FR. HUGH BARBOUR, O. PRAEM. •

Escuche la versión de audio de este contenido

Homilía del vigésimo tercer domingo del tiempo ordinario, 2021

Mis hermanos y hermanas, no muestren parcialidad

mientras te adhieres a la fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo.

Porque si un hombre con anillos de oro y ropa fina

entra en tu asamblea,

y entra también un pobre con ropa raída,

y le prestas atención al que lleva la ropa fina

y diga: “Siéntese aquí, por favor”

mientras le dices al pobre: ​​”Quédate ahí” o “Siéntate a mis pies”,

¿No habéis hecho distinciones entre vosotros?

y convertirse en jueces con malos designios?

Escuchen, mis amados hermanos y hermanas.

¿No escogió Dios a los pobres del mundo?

ser ricos en fe y herederos del reino

que prometió a los que lo aman?

-Santiago 2: 1-5

¿Por qué deseamos la compañía y la amistad de otra persona o personas? La respuesta a esta pregunta podría ser muy interesante. Más precisamente reveladora sería la respuesta a esta pregunta: ¿por qué preferimos a una persona a otra?

Hay una historia familiar en la documentación de la vida de Santa Teresa de Lisieux, Virgen y Doctora de la Iglesia, de cierta hermana a quien Teresa se propuso buscar de manera amistosa. Como se suele contar esta historia, las palabras, acciones y carácter de esta hermana le desagradaban. Sin embargo, esta hermana, la hermana San Agustín, testificó más tarde en dos testimonios de canonización que era la favorita de Therese. Nunca supo que, de hecho, Therese la encontraba insoportable y había estado ejerciendo su virtud siendo especialmente amable con ella.

Nunca me gustó esta versión de la historia. ¿Cómo no lo sabía mientras todos los demás lo sabían? No se reflejó bien en Therese si les había hecho saber a otros el nombre del objeto de su paciencia autoinfligida, o en los demás por insistir en la historia a expensas de la hermana St. Augustine.

Pero como descubrí con solo un poco de investigación, esta no es toda la historia, ni mucho menos.

Resulta que la hermana San Agustín era hiperactiva y extremadamente regular, cualidades que, junto con un temperamento exigente y reservado, la hacían poco atractiva para sus hermanas. En su biografía circular póstuma enviada por la priora, se nos dice que “en busca de la perfección, su perfecta regularidad la hacía menos accesible a las exigencias de la caridad”.

Frente a este juicio gentilmente severo de la priora, leamos las propias palabras de Therese describiendo su motivación para dar preferencia a esta monja inmoderadamente observadora. Ella escribe que tenía la intención de “dar placer al Artista Divino de las almas sin detenerse en el exterior”. Y de allí “hacer todo lo posible por entrar en el santuario privado que Jesús,” en esta persona, “escogió para su morada. Allí, les aseguro, admiré la belleza ”.

Cada uno de nosotros puede responder por sí mismo, y quizás para su vergüenza, por qué prefiere una persona a otra, pero esto está claro (y lo confirma la enseñanza de otro Doctor de la Iglesia, Santo Tomás): el El motivo correcto para preferir a una persona a otra radica en el lugar donde esa alma deslumbrante y hermosa participa real o expectante de la gloria del Señor Jesús. Lo que llamamos “respeto humano” es un pecado contra la justicia y el amor cuando preferimos radicalmente lo externo a lo más íntimo de una persona hecha a imagen y semejanza de Dios.

Pocos de nosotros hoy en día seríamos tan groseros como para mostrar exteriormente algún desdén por un hombre pobre porque es pobre, pero todos tenemos a nuestros pobres: pobres en conocimientos, pobres en habilidades, pobres en buena apariencia, pobres en gusto, pobres en social. habilidades, pobre en sentido común, pobre en reputación, pobre en la estima que se ha perdido a nuestros ojos. ¿Cómo tratamos estos santuarios de la Divina Imagen?

¿Somos “usuarios” interesados ​​sólo en la ventaja para nuestros sentimientos o ego o reputación que puede traernos preferir unos a otros? ¿Preferimos personas que complementen nuestro “look” preferido?

No me malinterpretes: buena apariencia, inteligencia, buen humor, habilidades en las artes y los deportes, incluso riqueza; todas estas son razones por las que nos puede gustar alguien. Son todos buenos. Pero si nuestra preferencia termina ahí, entonces no vivimos como nos exige Santiago en la epístola de esta Santa Misa. Debemos preferir personas por nuestra “fe en el glorioso Jesucristo”.

Y así descubrimos a menudo que los que son “pobres en el mundo”, como él dice, pobres en estas cualidades externas, son sin embargo “ricos en fe y herederos del reino que él prometió a los que lo aman” y que en cualquier En caso de que amemos incluso a nuestros amigos ricos, guapos e inteligentes, porque queremos que compartan la vida de gracia que nos ha prometido. No debemos detenernos en el exterior, porque de hecho, en comparación con la vida de Cristo en el interior, escondido en lo profundo, todo lo demás es exterior.

Santa Teresa se sintió atraída por esta hermana difícil no porque fuera a otorgar desde las alturas de su personalidad más equilibrada y tolerante un rayo de benevolencia a un neurótico pobre y meramente tolerado. Su actitud no fue “fría como la caridad”, como dice la expresión. No, ella se sintió atraída por la bondad, porque Dios había declarado buena a esta hermana en su obra de creación. Teresa era consciente de que ella misma estaba recibiendo un regalo por su cercanía a esta alma, y ​​estaba fascinada por ella.

Esta hermana sacó del santo algunos de sus encantos más perdurables. Fue por su insistencia que Teresa comenzó a escribir sus poemas y pintar una imagen de la Virgen lactante, una tarea que Therese lamentó, como si fuera una impresionista francesa contemporánea, ¡ya que en el convento no podía tener desnudo para modelarla!

Estas siguientes palabras atrevidas del Doctor de la Iglesia a la Hermana San Agustín nos cuentan la historia, una historia de profundo amor, afecto, perspicacia y gratitud:

Vendré a ti en la hora de tu muerte. No irás al purgatorio. Almas tan regulares como la tuya no van allí. Eres extremadamente fiel; se nota en ti. Si supieras lo meritorio que te encuentro. Te sorprenderás mucho en cuanto veas el bien que has hecho y las almas que has salvado. Tus mismos ojos hablan del buen Dios. Qué alegría que pronto veré todas las bellezas de tu alma. Te conoceré tal como eres en realidad y me alegraré porque aquí en la tierra no te he conocido del todo.

Queridos amigos, prefiramos al prójimo porque, a pesar de las apariencias, es un espíritu poderoso. Mire antes y detrás de usted, a su izquierda y a su derecha, y verá a uno a quien solo la visión del Divino Rostro puede revelar y cuya caridad nunca será fría, ni siquiera en las edades de los siglos. Amén.