Conoce la advocación mariana a la que rezaron grandes santos de la Iglesia

Grandes santos de la Iglesia han rezado ante la Virgen del pequeño arco (“Madonna dell’Archetto”), una tierna representación de la advocación mariana “María, causa de nuestra alegría”.

Algunos de ellos son San Maximiliano Kolbe, San Vincenzo Pallotti, San Gaspare del Bufalo, San Benedetto Giuseppe Labre, el Beato Bartolo Longo y los Pontífices San Juan XXIII y Pío XII.

La imagen de esta Virgen se encuentra en la calle San Marcello 41 B, al interior de una pequeña capilla a la cual se ingresa a través de un pequeño arco en medio de dos edificios.

Se trata de un lugar que testimonia tanto la oración como el arte.

En este pequeño oratorio han trabajado artistas famosos como el escultor Luigi Simonetti y Constantino Brunidi que, con la misma técnica, decoró también el Capitolio de Washington DC.

Fue construido por el marqués Muto Savorelli Papazzurri, que colocó esta imagen de la Virgen, pintada por el artista Domenico Muratori, a finales de 1690.

Los trabajos del actual pequeño santuario mariano fueron concluidos en 1851 por el arquitecto Virginio Vespignani, abriendo así el santuario a la devoción de los fieles.

Además, la historia de esta imagen tiene algo de prodigiosa: esto se debe a que, según se relata en las crónicas de la época, el 9 de julio de 1796 se vio girar los ojos más de una vez.

El hecho, tras un largo y minucioso proceso canónico, fue aprobado por la Sede Apostólica, tanto que la imagen fue coronada por el Capítulo Vaticano el 1 de noviembre de 1946.

Esto da testimonio no solo de la veracidad del hecho histórico, sino sobre todo de la devoción y el amor de la Theotokos por su pueblo.