‘Creo que puedo servir a mi país’, dice Amy Coney Barrett a los senadores 

Por Christine Rousselle

Washington, DC. (CNA) – Las audiencias del Senado para la confirmación de la jueza Amy Coney Barrett a la Corte Suprema comenzaron el lunes 12 de octubre, en una sesión que se llevó a cabo parcialmente en persona en Washington y parcialmente remoto. 

En sus comentarios de apertura, que se dieron a conocer el domingo 11 de octubre, Barrett explicó a los senadores por qué aceptó la nominación y qué cree que traerá a la Corte Suprema.

“Creo que los estadounidenses de todos los orígenes merecen un tribunal independiente que interprete nuestra Constitución y nuestras leyes tal como están escritas”, dijo. “Y creo que puedo servir a mi país desempeñando ese papel”.  

Barrett describió su punto de vista sobre cómo debería funcionar un tribunal, así como su filosofía judicial. Dijo que se inspiró en el difunto juez Antonin Scalia, de quien trabajaba como secretaria. 

Scalia, dijo, “me enseñó más que leyes. Era devoto de su familia, decidido en sus creencias y sin miedo a las críticas. Y cuando me embarqué en mi propia carrera legal, resolví mantener esa misma perspectiva”.

Barret explicó que “existe una tendencia en nuestra profesión a tratar el ejercicio de la abogacía como algo que lo consume todo, mientras se pierde de vista todo lo demás. Lo convierte en una vida poco profunda y poco satisfactoria”. 

Barrett dijo que trabajó duro como abogada y como profesora, lo que dijo que se lo debía a sus clientes, estudiantes y a ella misma, pero que “nunca permitió que la ley definiera mi identidad o desplazara el resto de mi vida”. 

La juez dijo que esta mentalidad continuó con la forma en que ella veía el papel de los tribunales: “Los tribunales tienen la responsabilidad vital de hacer cumplir el estado de derecho, que es fundamental para una sociedad libre”.

La juez explicó que los tribunales no están diseñados para resolver todos los problemas o corregir todos los errores de nuestra vida pública, “las decisiones de política y los juicios de valor del gobierno deben ser hechos por los poderes políticos elegidos por el pueblo y responsables ante él. El público no debe esperar que los tribunales lo hagan, y los tribunales no deben intentarlo”. 

Su filosofía de vida

Barrett explicó que esta había sido su filosofía judicial durante su tiempo en la Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito, y que ha trabajado para llegar a una conclusión “requerida por la ley”, independientemente de sus opiniones personales sobre el tema que se está discutiendo. 

“Trato de ser consciente de que, aunque mi tribunal decide miles de casos al año, cada caso es el más importante para las partes involucradas. Después de todo, los casos no son como los estatutos, que a menudo reciben el nombre de sus autores. Los casos reciben el nombre de las partes que pueden ganar o perder en el mundo real, a menudo a través de su libertad o sus medios de vida”, dijo. 

“Podría traer algunas perspectivas nuevas al tribunal”, dijo, y señaló que sería la primera madre de niños en edad escolar en servir en la corte, y sería la única jueza en funciones que no asistió a la Facultad de Derecho de Harvard. o Ley de Yale. Barrett se graduó como la primera en su clase en la Facultad de Derecho de Notre Dame y luego regresó a la escuela como profesora. 

El senador Lindsey Graham (R-SC), presidente del comité, abrió las audiencias el lunes por la mañana y dijo que esperaba ver “en la medida de lo posible” un proceso de confirmación “respetuoso y desafiante”.