Autor: P. Fernando Pascual

Hay dolores que llegan a lo más íntimo del alma. La muerte de un familiar o un amigo, la noticia de una  enfermedad  incurable,  la  pérdida  del  trabajo, el  desprecio de  un  conocido,  las calumnias  por  la espalda, la injusticia que amenaza con destruir la paz interior.

Son momentos en los que poco pueden hacer los cercanos. Cualquier palabra parece insuficiente. El silencio se hace pesado y duro. No encontramos modos para romper el hielo y acercarnos a quien ahora necesita un buen consuelo.

Son momentos en los que solamente un corazón inmenso, divino y humano al mismo tiempo, puede aliviar plenamente. Porque un dolor casi infinito necesita recibir un consuelo insuperable: el que viene de Dios.

Resuena entonces la voz de Cristo, la que escucharon hombres y mujeres de Judea y Galilea: “Venid  a  mí  todos  los  que  estáis  fatigados  y  sobrecargados,  y  yo  os  daré descanso.  Tomad  sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera” (Mt 11,28–30).

En  Jesús,  Hijo  de  Dios  e  Hijo  de  la  Virgen  María,  se  hace  realidad  el grito del  Padre. “Consolad, consolad a mi pueblo –dice vuestro Dios–. Hablad al corazón de Jerusalén y decidle bien alto que ya ha cumplido su milicia, ya ha satisfecho por su culpa, pues ha recibido de mano de Yahveh castigo doble por todos sus pecados” (Is 40,1–2).

Sí:  Dios  mismo  desea  consolar  a  quienes  ahora  lloran  por  dolores  íntimos, únicos,  intransferibles, como el de tantas madres que ven morir a sus hijos más pequeños. Los sufrientes de todos los tiempos escuchan nuevamente Su Palabra:

“Porque así dice Yahveh: Mirad que yo tiendo hacia ella, como río la paz, y como raudal desbordante la  gloria  de  las  naciones,  seréis  alimentados,  en  brazos  seréis  llevados  y  sobre  las  rodillas  seréis acariciados.  Como  uno  a  quien  su  madre  le  consuela,  así  yo  os  consolaré  (y  por  Jerusalén  seréis consolados)” (Is 66,12–13). En el llanto que une a millones de seres humanos, una Cruz y un Sepulcro vacío nos recuerdan: Cristo también murió a nuestro lado, y resucitó para nuestra salvación completa. Así nos ofrece una vida que nadie podrá arrebatarnos, y un consuelo que es plenamente humano y plenamente divino.