¿Deben los sacerdotes predicar sobre el pecado?

by | Nov 4, 2022 | Espiritualidad, Teologia

Un obispo irlandés se disculpó por las homilías de un sacerdote de su diócesis. Pero, ¿realmente condenar el pecado “no expresa la posición cristiana”?

ESCRITO POR: FR. JERRY J. POKORSKY •

Solíamos reírnos de una historia famosa sobre el presidente Calvin Coolidge, un hombre de pocas palabras. Después de regresar de los servicios dominicales, su esposa le pregunta sobre el sermón del predicador. “Pecado”, responde Silent Cal. Su esposa suplica: “¿Qué dijo al respecto?” “Él estaba en contra”.

Por desgracia, la cultura moderna ya no nos permite oponernos al pecado, a excepción de aquellas transgresiones políticamente correctas, como ser “críticos” y emitir demasiado carbono a la atmósfera. Pero, ¿los sacerdotes y otros tienen la opción de permanecer fieles a Jesús?

Existe una correlación interesante entre nuestra cultura, incluidas las parroquias católicas, y nuestro reconocimiento del pecado. Era más fácil hablar de la paga del mal en una cultura estable imbuida del cristianismo. A medida que el secularismo desplaza la influencia del cristianismo en la cultura, algunas autoridades de la Iglesia, en respuesta a la hipersensibilidad de muchos católicos, imponen demasiadas restricciones a la predicación del pecado y la conversión desde el púlpito. Los cambios bruscos en la cultura a menudo desafían la prudencia de los predicadores católicos reflexivos.

Hace un siglo, las autoridades de la Iglesia, incluidos los moralistas y los profesores de seminario, se mostraban reticentes a hablar, incluso a leer, sobre el pecado sexual. El manual de teología moral y pastoral de cuatro volúmenes del profesor Henry Davis, S.J. (primera edición, mayo de 1935) ilustra la prudencia pastoral en cuestiones de sexualidad humana. En una lectura fácil (en inglés) sobre la ley natural y los Diez Mandamientos, Davis escribe el capítulo que trata sobre varios tipos de pecado sexual en latín. Los lectores deben ser sacerdotes o seminaristas maduros formados en la lengua materna de la Iglesia para su preparación como confesores. Pero un buen confesor, aunque siempre evita el lenguaje impuro, debe comprender —y ocasionalmente discutir cuidadosamente— el comportamiento lascivo.

A medida que la revolución sexual de la década de 1960 transformó la cultura popular, los moralistas católicos ortodoxos relajaron la censura prudencial y discutieron los detalles de muchos pecados sexuales para confrontar errores generalizados. La “teología del cuerpo” del Papa Juan Pablo II formó la base de los institutos Juan Pablo II sobre el matrimonio y la familia en Washington, D.C. y Roma. Los institutos enseñaron y escribieron libremente, brindando tanto al clero como a los laicos una base firme sobre la enseñanza de la Iglesia sobre la sexualidad humana.

Los moralistas disidentes fueron más allá. Human Sexuality, publicado por Anthony Kosnik en 1977 bajo los auspicios de la Sociedad Teológica Católica de América, justificaba el libertinaje sexual que iba desde la anticoncepción, la masturbación hasta la sodomía e incluso la bestialidad. Hoy en día, los principales prelados y amigos del Papa hablan abiertamente sobre la probabilidad de que segmentos de la jerarquía aprueben pronto las “uniones de homosexuales”. Varios obispos alemanes, incluidos los de alto rango, han declarado su apoyo a la revisión de la enseñanza moral católica para aprobar las uniones basadas en la sodomía.

Al mismo tiempo, muchos sacerdotes ortodoxos sienten la presión de esquivar estos temas “candentes”. A menudo evitan los temas no solo desde el púlpito, sino también en los boletines de la iglesia. De hecho, la cultura y los clérigos católicos mayores nos colocan en desventaja. La reciente disculpa pública del obispo irlandés Ray Browne por los sermones del p. Seán Sheehy sobre el pecado mortal es desconcertante, incomprensible. Hombres travestidos y ocasionalmente mutilados (las llamadas “mujeres transgénero”) realizan exhibiciones de drag-show para niños. Mientras los principales prelados católicos piden uniones homosexuales, el decoro pastoral pasado de moda impide que los sacerdotes ortodoxos hagan preguntas obvias en los mismos foros públicos. (Aquí hay un ejemplo de una pregunta prohibida, con disculpas a los latinistas: ¿An commercium ani vel fellatio vetatur post unionem gay agnitam vel ante tantum? Nuestros manuales morales necesitan una actualización).

Es importante recordar que la protección de los inocentes debe ser un objetivo primordial de todo sacerdote. Tales conversaciones desde el púlpito corren el riesgo de violar la prudencia católica, especialmente con niños presentes. Padre John Hardon, S.J., se refiere en su Diccionario Católico al “período de latencia”: “El término se aplica principalmente a los años entre los cinco y los doce años, cuando los niños no reaccionan a la estimulación sexual, a menos que estén anormalmente e imprudentemente excitados. La Iglesia aconseja a los padres que cultiven este período para enseñar a los hijos los principios de la fe y formarlos en los hábitos morales que necesitarán como fundamento de su vida cristiana adulta”. Por lo tanto, ciertamente se requiere cuidado y se debe evitar la imprudencia.

Jesús es prudente pero no se anda con rodeos: “Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón” (Mateo 5:28). San Pablo ofrece una perspectiva similar: “También los hombres, dejando el uso natural de las mujeres, se encendieron en sus lascivias uno para con otro.

Jesús es prudente pero no se anda con rodeos: “Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón” (Mateo 5:28). San Pablo ofrece una perspectiva similar: “También los hombres, dejando el uso natural de las mujeres, se encendieron en sus lascivias unos con otros, cometiendo hechos inmundos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a sus error” (Romanos 1:27). Y añade: “Porque vergonzoso es aun hablar de las cosas que hacen en secreto” (Efesios 5:12). Y él divorcia a los católicos de aquellos que descaradamente promueven el libertinaje deliberado: “Pero ahora os he escrito que no os juntéis con ningún hombre que, llamándose hermano, sea fornicario, o avaro, o servidor de ídolos, o injurioso, o borracho, o estafador; con el tal, ni aun de comer” (1 Cor. 5:11).

Por lo tanto, los lugares de predicación contra el pecado determinan la propiedad del lenguaje de la moral católica. Una talla no sirve para todos. Lo que permite un libro de texto moral, un artículo teológico, una monografía académica, una encíclica episcopal o incluso una pieza popular de Internet puede no ser adecuado desde el púlpito. Pero el uso cuidadoso de las Escrituras como modelo retórico logra mucho.

Así que parece que las advertencias contra la anticoncepción, la fornicación, el adulterio, la mutilación y la agenda gay están bien dentro de la retórica prudencial de Jesús en el Evangelio y de Pablo en sus cartas. No necesitamos expandir el vocabulario para incluir los detalles íntimos del comportamiento sexual. De hecho, en su mayor parte, los penitentes en confesión no necesitan ir más allá de confesar tales actos. El sacerdote no necesita saber, ni debe preguntar sobre los detalles.

Pero es un gran perjuicio y una violación del Evangelio que un sacerdote descuide la condenación del pecado, especialmente de los pecados mortales que conducen al fuego del infierno. Siempre es mejor medir nuestra retórica por las palabras de Jesús y las cartas del Nuevo Testamento. El ejemplo de simplicidad directa de Calvin Coolidge también ayuda.

Adviento

Adviento

El Adviento, según el uso actual, comienza con el domingo más cercano a la fiesta de San Andrés. ¿Qué es el Adviento? Adviento es mejor conocido como el período en el calendario de la Iglesia antes de Navidad, que dura aproximadamente un mes. Adviento (Lat. ad-venio,...

Dobbs salva vidas

Dobbs salva vidas

ESCRITO POR: TRENT HORN • Una afirmación común entre los defensores del aborto legal es que prohibir el aborto no hace nada para reducir las tasas de aborto. La autora católica Rebecca Bratten Weiss hace uno de esos argumentos en un artículo de mayo de 2022 lamentando...

Lo más actual

Adviento

Adviento

El Adviento, según el uso actual, comienza con el domingo más cercano a la fiesta de San Andrés. ¿Qué es el Adviento? Adviento es mejor conocido como el período en el calendario de la Iglesia antes de Navidad, que dura aproximadamente un mes. Adviento (Lat. ad-venio,...

Dobbs salva vidas

Dobbs salva vidas

ESCRITO POR: TRENT HORN • Una afirmación común entre los defensores del aborto legal es que prohibir el aborto no hace nada para reducir las tasas de aborto. La autora católica Rebecca Bratten Weiss hace uno de esos argumentos en un artículo de mayo de 2022 lamentando...