Ecuador: Alertan crecimiento de mercado negro de pastilla abortiva 

(ACI Prensa) – El Frente Nacional por la Familia denunció la venta “clandestina e ilegal” de la pastilla Misoprostol, usada para provocar abortos, por una red de organizaciones que buscan la legalización del aborto en Ecuador, y alertó las graves consecuencias que tiene el uso de este fármaco para la mujer.

En un comunicado, la organización provida señaló que en el mercado negro en Ecuador se venden al año “miles de dosis de Misoprostol, bajo el nombre comercial de Cytotec, sin receta médica y hasta 15 veces por encima de su valor en las farmacias”.

El Frente Nacional por la Familia indicó que este comercio está conformado “por una red de organizaciones, entre las que figura ‘Las Comadres’, dedicadas a ofrecer abortos caseros vendiendo la dosis necesaria de Misoprostol, de manera clandestina e ilegal”.

La organización resaltó que solo en 2018 estas organizaciones vendieron el fármaco para más de 16 mil abortos en casa, “que equivale a 46 muertes diarias de niños por nacer” en el país.

“Sorprende que entre quienes participan de este mercado negro están las mismas organizaciones que hoy piden aborto legal en la Corte Constitucional”, agregó.

El Frente Nacional por la Familia señaló que estas organizaciones contactan por redes sociales especialmente a las jóvenes en estado de vulnerabilidad y las engañan “ofreciendo un supuesto ‘aborto seguro’ con pastillas de Misoprostol”.

“Sin ser médicos, y sin importarles el daño que implica a la salud de las mujeres, ‘Las Comadres’ dan instrucciones vía telefónica para que sus clientas se auto induzcan un aborto en el baño de su casa”, subrayó.

La organización lamentó que muchas de las mujeres que se someten a estos tratamientos terminan acudiendo al hospital “con infecciones que pueden ser causa de infertilidad y hasta de muerte”.

Además, señaló que el uso del Misoprostol, fármaco creado para tratar la úlcera gástrica, en ciertas cantidades puede provocar el aborto, con complicaciones para la mujer, “como sangrado abundante y dolores intensos (como de parto), incluso puede causar rotura de útero e infertilidad”.

Recordó que el laboratorio Pfizer, “que comercializa el Misoprostol (Cytotec)”, ha retirado el fármaco del mercado en países donde el aborto no es penado, como Francia, por “los riesgos que implica para la salud de las mujeres”.

Asimismo, indicó que las organizaciones que han iniciado esta campaña de abortos en casa no les importa “poner en riesgo la vida de miles de mujeres y jóvenes que terminaron en emergencias en un sistema sanitario saturado” por la pandemia de COVID-19.

“Las mismas activistas que lucran con el dolor de niñas y mujeres vulnerables y que irresponsablemente ponen en riesgo sus vidas, son quienes piden ahora a la Corte Constitucional que legalice el aborto, aduciendo que es un derecho de las mujeres”, agregó.

La organización recordó que matar no se puede considerar un derecho en ninguna circunstancia y señaló que la vida “es defendida por el 80% de los ecuatorianos que se han manifestado en sondeos realizados a nivel nacional”.

Finalmente, pidió a la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (ARCSA) y de la Fiscalía General del Estado “que tomen las acciones de oficio para salvaguardar la salud de nuestras niñas, adolescentes y mujeres e investiguen la red de organizaciones al margen de la ley que lucran promoviendo el mercado negro del Misoprostol”.