El Papa Francisco rechaza la renuncia del cardenal Reinhard Marx como arzobispo de Munich. “Gracias por tu valentía cristiana, que no teme ser humillado ante la realidad del pecado”, escribe el Papa al Cardenal. “Hacer frente a la crisis, personal y comunitariamente, es el único camino fructífero”.

“Si tienes la tentación de pensar que al confirmar tu misión y no aceptar tu renuncia, este obispo de Roma (tu hermano que te ama) no te comprende, piensa en lo que sintió Pedro ante el Señor cuando, a su manera, presentó su resignación ”, presentándose a sí mismo como un pecador, y recibió la respuesta:“ Pastorea mis ovejas ”. Es con esta imagen que el Papa Francisco concluye su carta en la que rechaza la renuncia presentada por el cardenal Reinhard Marx, arzobispo de Munich y Freising. 

En una carta al Papa fechada el 21 de mayo, que luego se publicó, el cardenal alemán explicó los motivos de su gesto. Dijo que le había pedido al Papa que renunciara a la dirección de la diócesis alemana debido al escándalo de abusos en Alemania y la respuesta del episcopado, que consideró insuficiente.

El Papa Francisco respondió con su propia carta, escrita en español y publicada en español y alemán por la Oficina de Prensa de la Santa Sede el jueves. En él, el Papa agradece al cardenal Marx por la “valentía cristiana que no teme a la cruz, que no teme ser humillado ante la tremenda realidad del pecado”. Francisco recuerda que “toda la Iglesia está en crisis debido al problema del abuso”, y sostiene que “la Iglesia de hoy no puede dar un paso adelante sin abordar esta crisis” porque “la política del avestruz no lleva a ninguna parte y la crisis debe ser abordada por nuestra fe pascual. 

Los sociologismos y psicologismos son inútiles “. Por eso, añade, “afrontar la crisis, personal y comunitariamente, es el único camino fructífero, porque no salimos de una crisis solos sino en comunidad”.

El Papa estuvo de acuerdo con la descripción de la crisis que propuso el cardenal Marx en su carta: “Estoy de acuerdo contigo en describir la triste historia del abuso sexual y la forma en que la Iglesia lo ha abordado hasta hace poco, como una catástrofe. Tomar conciencia de esta hipocresía en la forma en que vivimos nuestra fe es una gracia, es un primer paso que debemos dar. Debemos apropiarnos de la historia, tanto personalmente como  comunidad. No podemos permanecer indiferentes ante este crimen. Aceptarlo significa ponernos en crisis “.

Es cierto, continuó el Papa Francisco, “que las situaciones históricas deben ser interpretadas con la hermenéutica de la época en que ocurrieron, pero esto no nos exime de apropiarnos de ellas y tomarlas como historia del ‘pecado que nos acosa’ ‘. . ‘”Por tanto, añadió el Papa,“ en mi opinión, todo obispo de la Iglesia debe asumirlo y preguntarse: ¿qué debo hacer ante esta catástrofe? ”.

El Papa recuerda el “mea culpa” ya repetido muchas veces “ante tantos errores históricos del pasado”. Hoy, explica, “se nos pide una reforma, que -en este caso- no consiste en palabras sino en actitudes que tengan el coraje de afrontar la crisis, de asumir la realidad sean cuales sean las consecuencias. Y toda reforma empieza por uno mismo. La reforma en la Iglesia la hicieron hombres y mujeres que no temieron entrar en crisis y dejarse reformar por el Señor ”.

Este, dijo el obispo de Roma, “es el único camino, de lo contrario no seremos más que ‘ideólogos de la reforma’ que no arriesgan su propia carne”, como lo hizo Jesús, “con su vida, con su historia, con su carne en la cruz “. Y este, reconoció Francisco, “es el camino, el camino que tú mismo, querido hermano, has tomado al presentar tu renuncia”, porque “enterrar el pasado no nos lleva a ninguna parte. Silencios, omisiones, dar demasiado peso al prestigio de las instituciones solo conduce al fracaso personal e histórico ”.

El Papa Francisco dijo que es “urgente” permitir que “el Espíritu nos lleve al desierto de la desolación, a la Cruz y la resurrección. Es el camino del Espíritu que debemos seguir, y el punto de partida es la humilde confesión: hemos errado, hemos pecado ”.

En su carta, el Papa insistió en eso; “Ni las encuestas ni el poder de las instituciones nos salvarán. No seremos salvados por el prestigio de nuestra Iglesia, que tiende a ocultar sus pecados; no seremos salvados por el poder del dinero o la opinión de los medios de comunicación (tan a menudo dependemos demasiado de ellos). Seremos salvos abriendo la puerta al Único que puede [salvarnos], y confesando nuestra desnudez: ‘He pecado’, ‘hemos pecado …’ y llorando y tartamudeando, lo mejor que podamos , ‘Apártate de mí, porque soy un pecador’, el legado que el primer Papa dejó a los Papas y Obispos de la Iglesia ”.

Al hacerlo, explicó el Papa, “sentiremos esa vergüenza curativa que abre las puertas a la compasión y la ternura del Señor que siempre está cerca de nosotros”. Francisco también dijo que aprecia el final de la carta de Marx y su voluntad de continuar “siendo sacerdote y obispo de esta Iglesia”, comprometiéndose con la renovación espiritual.

“Y esta es mi respuesta, querido hermano”, concluyó el Papa. Continúe como proponga, pero como arzobispo de Munich y Freising. Recordando que el obispo de Roma, sucesor de aquel Pedro que le había dicho a Jesús: “ Apártate de mí, que soy pecador ”, puede entenderlo bien, y lo invita a escuchar la respuesta que el Nazareno le dio al Príncipe de los Apóstoles: “Pastorea mis ovejas”.