El perro que salvó a Juan Bosco

by | Jan 31, 2022 | Apologética, Espiritualidad

El perro que salvó a Juan Bosco

La emocionante vida de San Juan Bosco incluye múltiples intentos de asesinato, frustrados por Grigio, el misterioso protector de cuatro patas del santo.

ESCRITO POR: SEAN FITZPATRICK •

La mayoría de los católicos son muy conscientes de la crisis de la juventud en nuestros días, pero no está tan claro qué hacer al respecto. Es en tiempos que inducen a la desesperación como el nuestro que los ejemplos y las actitudes de los santos son indispensables, y el santo al que todos debemos buscar inspiración y guía cuando se trata de las pruebas y tribulaciones de crecer en el siglo XXI es San Juan Melchor Bosco.

El colapso moral de la sociedad moderna está generando una generación sin sus amarres, cuyos miembros desdeñan la tradición en favor de la cultura pop nihilista, seducidos por las retorcidas falsedades del despertar, la pornografía, las redes sociales y la política de identidad. Las respuestas a nuestros jóvenes renegados a menudo tienden hacia la restricción, el castigo, la terapia, la medicación o reglas más estrictas, implementando una severidad acorde con la gravedad en cuestión, pero estas tácticas a menudo resultan en una rebelión o cansancio más arraigado.

Aunque tales medidas a veces son necesarias y pueden ser efectivas, la caridad y la sabiduría de la tradición católica nos desafían a llevar a los jóvenes a un ambiente donde la civilidad y la virtud moral puedan prosperar. Juan Bosco logró precisamente ese ambiente proporcionando a los jóvenes bajo su cuidado una educación, una formación que era, en sus palabras, razonable, religiosa y bondadosa.

Rebelión contra la realidad de Gary Michuta

Tuvo que sufrir persecución en el proceso de salvar almas, luchando con fuerzas que le temían a él y a su oratoria para niños. Sospechaban que se trataba de un frente y que Juan Bosco estaba entrenando en secreto un ejército para derrocar al gobierno italiano anticatólico. Tenían razón en un sentido: Don Bosco estaba entrenando un ejército, pero estaba destinado a los campos de batalla espirituales, en defensa y para la gloria del reino de los cielos.

Aunque era un genio de la educación, Juan Bosco era visto como un lunático mientras deambulaba por las calles y callejones de Turín, un sacerdote desaliñado rodeado por un séquito de vagabundos. Allí llegó, sonriendo con una sotana raída en el centro de una multitud áspera y ruidosa, pero alegre, todos y cada uno. Y allí fue, su “Oratorio Errante” botado de un lugar a otro, con cientos de personas que buscaban apoyo y salvación en su patrón. Estos eran los hijos de Don Bosco, a quien amaba como a un padre mientras vagaban juntos buscando refugio donde poder jugar, aprender y rezar.

Juan Bosco adoptó las famosas palabras de San Francisco de Sales en su enfoque educativo: “Puedes atrapar más moscas con una cucharadita de miel que con un barril de vinagre”. Así, Don Bosco formó el espíritu salesiano de comprensión, con una táctica que consistía principalmente en la vigilancia amistosa, con el fin de formar el carácter y protegerse de las influencias degradantes: la combinación de la vigilancia y el afecto para prevenir las caídas en lugar de castigarlas. “Este sistema”, escribió el santo, “se basa enteramente en la razón, la religión y la bondad”, y los muchachos de Juan Bosco se fortalecieron bajo su tutela razonable, religiosa y bondadosa.

 El valor de casi cualquier misión buena y sagrada se puede juzgar por el nivel de ataque de las fortalezas seculares o infernales. Juan Bosco tenía una gran cantidad de enemigos, aunque él no era parte de su disputa, solo porque se estaba volviendo prominente como sacerdote católico que marcaba la diferencia. Dado el optimismo indómito del santo, cabe imaginar que una de las cosas que continuamente confirmaba a Don Bosco en su ministerio de recoger a los niños pobres de las calles para darles una educación católica, era que hombres poderosos se metieran con él.

Además de la desaprobación dirigida contra él por parte de sus compañeros sacerdotes, que consideraban que sus esfuerzos alejaban a los jóvenes de sus parroquias, el Oratorio de Don Bosco fue objeto de profunda sospecha por parte del gobierno nacionalista anticlerical de Italia. Algunos incluso temían que el sacerdote andrajoso estuviera entrenando una milicia revolucionaria secreta para el Papa, porque, siendo un sacerdote humilde, el Papa Pío IX notó y aprobó el trabajo de Juan Bosco, y los dos trabajaron juntos, al igual que Juan Bosco y el sucesor de Pío. , León XIII—para fortalecer a la Iglesia durante su tiempo de persecución.

Estos recelos se manifestaron en una serie de intentos de asesinato. Desde intentos de apuñalamiento en callejones hasta llamadas falsas en el lecho de muerte que resultaron en emboscadas, John Bosco escapó con vida por poco en varias ocasiones. Su tremenda fuerza física le sirvió, sin duda, pero había otro que también acudió en su ayuda, y no era un ejército clandestino de mercenarios pilluelos callejeros.

Por alguna circunstancia de la que sólo cabe maravillarse, a menudo aparecía un enorme perro para proteger al santo de los asesinos. El animal aparecía con tanta frecuencia para defender o custodiar a Don Bosco que se le dio un nombre, Grigio, que significa el Gris, porque además de ser un perro lobo gris flaco, salía de la niebla gris y la sombra cuando se le requería, como un fantasma vengador. —o, tal vez, un ángel vengador— y desaparecer tan repentina y misteriosamente como apareció cuando la costa estaba despejada.

Y así, la mano del cielo se cernió sobre Don Bosco, que no estaba reuniendo una fuerza militar para la Iglesia, sino levantando un ejército de almas para luchar por la fe y servir a su indiscutible reina, María Auxiliadora. Esta lucha y esta lealtad son parte de cada misión católica hasta el día de hoy, especialmente cuando se trata de la difícil situación de la juventud y la trama de su corrupción.

Si bien la mayoría de nosotros no estamos plagados de violencia como lo estuvo San Juan Bosco, gracias a Dios y que Dios nos proteja, también podemos sentir y encontrar la protección del cielo desde lugares imprevistos, apareciendo repentinamente cuando necesitamos ayuda. Todos somos miembros de un cuerpo espiritual como soldados confirmados de Cristo, y debemos considerar nuestras bendiciones para vivir valientemente como cristianos en una tierra no cristiana con el mismo asombro y gratitud con que Juan Bosco y sus muchachos miraban a Grigio, ese sabueso. del cielo, que se mantuvo firme para que los que emprendieran la obra de Dios pudieran hacerlo sin miedo.

Esa valentía es el eje de la victoria. Los jóvenes marcharon con Juan Bosco porque no temía su vigor juvenil. Muchos maestros y sacerdotes y padres no son tan valientes. Juan Bosco entendió la naturaleza y el espíritu de la adolescencia, conociendo por tanto el equilibrio crítico y hasta peligroso entre el orden y el desorden, entre la disciplina y la espontaneidad, y la verdad de que nada es tan importante como la alegría. La mirada educativa de Juan Bosco anticipó e incorporó las actitudes y aptitudes de los muchachos. La recreación era ruidosa bajo su liderazgo, por lo que era recreativa. La educación fue emocionante bajo su tutela, por lo que fue educativa.

Juan Bosco fue un maestro poderoso porque estaba dispuesto y capaz de apreciar y aceptar las almas que volaban hacia él tal como eran, y estaba dispuesto a hacer de ellas algo aún mejor, armonizando la sabiduría de la gracia con el desenfreno de la juventud. En resumen, Juan Bosco fue un gran santo porque estuvo dispuesto a trabajar con los pequeños de Dios, para reclutar y reformar un ejército salvaje pero inocente, llevando el amor de Dios a la diversión y la lucha de la infancia como amigo y como padre. . Y fue amado no simplemente porque amaba, sino porque mostró su amor en los colores incansables de la razón, la religión y la bondad.

Duplica tu poder en misa

Duplica tu poder en misa

ESCRITO POR: FR. HUGH BARBOUR, O. PRAEM. • ¿Qué significa que se ofrezca una Misa por una intención especial? Para empezar, ayudará a explicar para qué sirve la Misa. La finalidad de la santa Misa es aplicar los efectos de la pasión salvífica del Señor, que tuvo lugar...

Lo más actual

Duplica tu poder en misa

Duplica tu poder en misa

ESCRITO POR: FR. HUGH BARBOUR, O. PRAEM. • ¿Qué significa que se ofrezca una Misa por una intención especial? Para empezar, ayudará a explicar para qué sirve la Misa. La finalidad de la santa Misa es aplicar los efectos de la pasión salvífica del Señor, que tuvo lugar...

V Domingo de Pascua

V Domingo de Pascua

Primera Lectura Hch 14, 21b-27 En aquellos días, volvieron Pablo y Bernabé a Listra, Iconio y Antioquía, y ahí animaban a los discípulos y los exhortaban a perseverar en la fe, diciéndoles que hay que pasar por muchas tribulaciones para entrar en el Reino de Dios. En...