El progreso en tus manos

El progreso en tus manos

Autor: Sandra E. Rivera.

La tecnología y el desarrollo es extraordinario, porque somos seres inteligentes y esto permite que vayamos en un progreso continuo, sin embargo, muchos somos victimas de ese progreso que se desvía de lo correcto a lo perjudicial, bien lo dice Roberto Carlos en una de sus canciones escrita  ahí por los 80’s cuando aun, no nos devoraba ferozmente la tecnología, sin embargo en su canción el progreso, pudo visualizar como estamos siendo participes de un des-civilización, tanto así, que dice que desearía que fuéramos civilizados como los animales, y es que es una total vergüenza para nosotros que somos seres racionales que nos comportemos como si no tuviéramos el mas mínimo sentido de raciocinio.

¿Cómo es posible, que dentro del reino animal exista la monogamia? Animales que son guiados nada mas que por su instinto, y son fieles el uno al otro, sin embargo, nos encontramos al ser humano con altas estadísticas de bigamia y poligamia, seres totalmente pensantes.

Y eso entre muchísimas cosas en las que estamos fallando como seres creados para el bien, y es que el hombre nace limpio, como una hoja blanca donde se empieza a escribir, desde el vientre, así que todos somos responsables en la familia y como sociedad, de lo que vamos a escribir, en esas almas puras.

Si pudiéramos cuidar de esto, cuanto sufrimiento nos ahorraríamos, con los jóvenes queriendo definir su genero, confundidos con el atiborramiento de mala información y libertinaje propuesto, niñas que ven la maternidad no como una bendición sino como un problema que puede ser resuelto en menos de una hora, adolescentes que buscan en la droga y el alcohol encontrar esos vacíos que piensan llenarlo con lo equivocado.

Y ese es, el progreso, si, el progreso, de la perdida de una generación completa, los adultos vamos de salida, ¿En manos de quien quedará el mundo? de una generación confusa, que no aun no sabe identificar su género, que evade la realidad con cualquier narcótico, de los cuales hay para escoger en el mercado.