España: 1.2 millones de personas piden que no se apruebe nueva ley de educación 

(ACI Prensa) – La Plataforma MásPlurales ha vuelto a manifestarse ante el Congreso de los Diputados contra la reforma de la ley de educación, conocida por sus iniciales LOMLOE (Ley Orgánica de modificación de la Ley Orgánica de Educación) o como Ley Celaá, por la Ministra de Educación Isabel Celaá.

Esta Plataforma aglutina asociaciones de padres y madres de alumnos, así como sindicatos, empresas y diferentes colectivos del sector de la educación concertada que están en contra de esta nueva ley de educación que el Gobierno de Pedro Sánchez quiere aprobar a pesar de que no hay consenso en entre la comunidad educativa.

Hasta el momento más de 1.2 millones de personas se han unido al manifiesto que lanzó esta plataforma contra la Ley Celaá por haber sido tramitada “sin el menor consenso con la comunidad educativa ni la sociedad civil”, y es un proyecto de educación que ataca a “la libertad de las familias para educar a sus hijos, y dentro de esa libertad, la de elección de centro”, aseguró Begoña Ladrón de Guevara, presidenta de la Confederación de Padres de Alumnos (COFAPA) a Europa Press.

Además destacaron que tanto el derecho de elegir centro educativo como el derecho de que los padres elijan cómo educar a sus hijos son dos derechos recogidos en la Constitución española.

Estas asociaciones que forman MásPlurales piden que en el sistema educativo se respete la “pluralidad de oferta”, es decir, que junto con la educación pública y privada, esté también la concertada y los padres puedan elegir.

También están previstas otras concentraciones esta semana, en especial el próximo día 13 de noviembre, día en el que se reúne la Comisión de Educación y Formación Profesional que será definitiva para la redacción final de esta ley de educación.

Manifiesto

En el manifiesto de Masplurales.es explican que esta reforma “conduce hacia el dominio sistémico del Estado, dotando a las Administraciones con facultades cada vez más amplias en detrimento de las familias como primeras educadoras de sus hijos”.

En relación con la asignatura de Religión también destacan que la devalúa ya que aplica “un laicismo impropio”. Y, entre otros aspectos, también pone en duda la supervivencia de los centros de educación especial, destinados a niños con necesidades educativas especiales o distintas minusvalías.

Piden “la protección y la continuidad de la pluralidad de nuestro sistema educativo actual”.

 “Tampoco hay espacio para la enseñanza concertada. Miles de colegios cerrarán en los próximos años. Ni para la asignatura de religión, que vuelve ser postergada. Ni, por supuesto, para la educación especial, la cual, pese al clamor de los padres afectados, también desaparecerá”, aseguran.

Por eso animan a unirse a la recogida de firmas porque “la Ley Celaá supone, en definitiva, la imposición de un modelo de educación único, estatal y laico que pondrá fin a la pluralidad educativa actual”.