¿Está bien batirse en duelo si alguien insulta a tu esposa?

by | Apr 4, 2022 | Humildad, Valores

¿O qué pasa si alguien te da una bofetada en la cara en una deslumbrante entrega de premios mientras millones miran? ¿Entonces puedes batirte en duelo?

ESCRITO POR: JOE HESCHMEYER •

Una de las discusiones fascinantes provocadas por el fiasco de los Oscar del domingo pasado (cuando el actor Will Smith abofeteó al comediante Chris Rock por hacer una broma sobre la alopecia de la esposa de Smith) involucra si un hombre debe defender el honor de su esposa y cómo. Para muchos católicos desalentados por el estado del mundo moderno, y en particular por la forma en que los dos sexos parecen no saber cómo comportarse el uno con el otro (suponiendo que los modernos incluso reconozcan que hay dos sexos), puede ser fácil recordar con nostalgia los días de la caballería, cuando los hombres no tenían miedo de luchar por el afecto de una mujer en un torneo de justas o de defender su honor en un duelo. Donde algunos vieron en las acciones de Smith a una celebridad de la lista A que se salía con la suya en la televisión nacional, otros vieron un eco de un antaño dorado.

Pero dejemos que anhelemos demasiado esta noción medieval de caballería, es importante reconocer que estos valores no eran particularmente católicos. Más específicamente, en la medida en que la Iglesia habló sobre cuestiones como las justas y los duelos, no fue para alabar a los hombres involucrados por su valentía, sino para condenar estas prácticas como contrarias al Evangelio. Por ejemplo, el Segundo Concilio de Letrán decretó en 1139:

Prohibimos terminantemente, además, aquellas abominables justas y torneos en que los caballeros se reúnen de común acuerdo y se dedican temerariamente a exhibir sus proezas físicas y su audacia, y que a menudo resultan en muertes humanas y peligro para las almas. Si alguno de ellos muere en estas ocasiones, aunque no se le niegue la penitencia y el viático cuando lo pida, se le prive de la sepultura eclesiástica.

Menos de un siglo después, en el canon 18 del IV Concilio de Letrán (1215), se reafirma igualmente la condena de la Iglesia a los duelos. En términos de la enseñanza de la Iglesia, no era un gran misterio si los duelos o las justas eran aceptables.

¿Por qué, entonces, estas imágenes están tan estrechamente asociadas con nuestra idea de la caballería y el mundo medieval? En parte porque la enseñanza de la Iglesia era entonces, como hoy, a menudo ignorada. . . incluso por los obispos. Tomemos, por ejemplo, la vida de William Marshal, primer conde de Pembroke (1146-1219), que sirvió de base para la película de Hollywood A Knight’s Tale. Según su propio recuento, William participó en más de 500 torneos (del tipo expresamente prohibido por la Iglesia). A su muerte, no solo recibió un funeral en la Iglesia, sino que el arzobispo de Canterbury, el cardenal Stephen Langton, lo elogió al declararlo “el caballero más grande que jamás haya existido”.

Tampoco desapareció el duelo. En todo caso, se convirtió más en una institución social. Al menos dos primeros ministros británicos en funciones (Pitt the Younger en 1798 y Wellington en 1829) participaron personalmente en duelos, el último de los cuales ocurrió después de que los duelos fueran (finalmente) prohibidos en Inglaterra. Mientras tanto, en Estados Unidos, Alexander Hamilton, cuyo rostro aparece en el billete de diez dólares, fue asesinado en un duelo solo tres años después de que su hijo muriera en un duelo. Andrew Jackson, cuyo rostro aparece en el billete de veinte dólares, mató a un hombre en un duelo. Abraham Lincoln, cuyo rostro aparece en el billete de cinco dólares, fue desafiado a duelo (eligiendo espadas anchas como armas) antes de que su oponente optara por resolver el asunto pacíficamente. Todavía en 1891, “la viciosa costumbre de los duelos”, escribió el Papa León XIII en Pastoralis Officii, “se fomentaba con el mayor olvido de los preceptos cristianos”.

Las justas y (quizás más obviamente) los duelos parecen claramente imposibles de conciliar con el cristianismo y poner la otra mejilla. Sin embargo, persistieron durante siglos. ¿Por qué? monseñor Ronald Knox, en su encantador libro The Belief of Catholics, señala los duelos como un caso por excelencia de una “conciencia errónea en la sociedad en general”, es decir, un área en la que la sociedad no solo permite el mal, sino que lo proclama como bueno. hasta tal punto que las conciencias individuales a menudo se desvían. Así es como Knox lo explica:

La mayoría de nosotros, en esta era humanitaria, estaríamos de acuerdo en que los duelos están mal. Quizás hemos olvidado cuánto tenía que decir el duelista por sí mismo. . . . La sociedad en general tuvo, durante muchos siglos, una falsa conciencia sobre el tema. Y de vez en cuando un teólogo especulativo avanzaría la opinión de que el duelo no fue asesino. Así interpelada, desde el siglo VI al XIX, la Iglesia siempre ha respondido con una condena. Es sin orgullo que un católico recuerda estos hechos, es un reflejo melancólico que la opinión pública pueda desafiar la conciencia durante tanto tiempo.

En contraste, Knox señala que algunos países protestantes han tratado el juego como un mal intrínseco, y le ha tocado a la Iglesia señalar que “sujeto a los reclamos de su familia y otros reclamos similares, un hombre tiene derecho a aventurar su dinero en apoyo de su opinión, aunque no tiene derecho a arriesgar su vida”.

Hay tres lecciones importantes que sacar de esto. La primera es que los críticos de la Iglesia tienen razón cuando dicen que la Iglesia Católica no está “actualizada”. La Iglesia no encaja perfectamente en la moralidad del siglo XXI. Pero tampoco encajaba perfectamente en la moralidad del siglo XI o del primero. Ya sea el aborto y la anticoncepción, o los duelos y las justas, o la crucifixión y la exposición de los niños a los elementos, continuamente habrá prácticas que la sociedad acepta (¡o incluso elogia como moralmente buenas!) que son aborrecibles para el Evangelio. Como señala el autor de Hebreos, después de enumerar a los más grandes santos de la historia de Israel:

Todos estos murieron en la fe, sin haber recibido lo prometido, sino habiéndolo visto y saludado de lejos, y reconociendo que eran extranjeros y desterrados sobre la tierra. Porque las personas que hablan así dejan claro que buscan una patria. Si hubieran estado pensando en aquella tierra de la que habían salido, habrían tenido oportunidad de volver. Pero como es, desean una patria mejor, es decir, celestial. Por tanto, Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos, porque les ha preparado una ciudad (11:13-16).

Podemos estar cómodamente en casa en la sociedad del siglo XXI o en el cielo, pero no en ambos. Y esto lleva al segundo punto: ninguno de nosotros ha escapado ileso de la cultura en la que se crió. Así como podemos mirar con asombro a los cristianos que no vieron la incompatibilidad de las justas y los duelos (y la esclavitud, etc.) con las Escrituras, sería un orgullo suponer que hoy carecemos de puntos ciegos similares. Es precisamente el papel del Magisterio de la Iglesia, como señala Knox, señalarnos más allá de las comodidades de nuestros propios partidos y prejuicios y sociedades.

El tercer y último punto es simple: como cristianos, debemos evitar la tentación de idealizar el pasado o el futuro. Eso es cierto tanto a nivel social como personal. A lo que estamos llamados es al momento presente. Santa Faustina lo dijo mejor:

Cuando miro hacia el futuro, tengo miedo, pero ¿por qué sumergirme en el futuro? Solo el momento presente es precioso para mí, ya que el futuro nunca entrará en mi alma. Ya no está en mi poder cambiar, corregir o agregar al pasado; porque ni los sabios ni los profetas podían hacer eso. Y así lo que el pasado ha abrazado debo encomendarlo a Dios.

Oh momento presente, me perteneces, completo y entero. Deseo utilizarte lo mejor que pueda.

Duplica tu poder en misa

Duplica tu poder en misa

ESCRITO POR: FR. HUGH BARBOUR, O. PRAEM. • ¿Qué significa que se ofrezca una Misa por una intención especial? Para empezar, ayudará a explicar para qué sirve la Misa. La finalidad de la santa Misa es aplicar los efectos de la pasión salvífica del Señor, que tuvo lugar...

Lo más actual

Duplica tu poder en misa

Duplica tu poder en misa

ESCRITO POR: FR. HUGH BARBOUR, O. PRAEM. • ¿Qué significa que se ofrezca una Misa por una intención especial? Para empezar, ayudará a explicar para qué sirve la Misa. La finalidad de la santa Misa es aplicar los efectos de la pasión salvífica del Señor, que tuvo lugar...

V Domingo de Pascua

V Domingo de Pascua

Primera Lectura Hch 14, 21b-27 En aquellos días, volvieron Pablo y Bernabé a Listra, Iconio y Antioquía, y ahí animaban a los discípulos y los exhortaban a perseverar en la fe, diciéndoles que hay que pasar por muchas tribulaciones para entrar en el Reino de Dios. En...