Imagen de la Virgen María atacada en Chicago fue restaurada

(CNA) La estatua de la Virgen María que fue vandalizada en la histórica parroquia St. Mary of Perpetual Help – All Saints St. Anthony de Chicago (Estados Unidos) fue restaurada y reparada, informó la parroquia a través de su Fan Page.

“Para aquellos de ustedes que vieron el vandalismo de la estatua de nuestra Santísima Madre este fin de semana, o vieron el segmento de noticias en la televisión de los grafittis alrededor de la iglesia, ¡queríamos compartir que María ha sido limpiada y restaurada!”, afirman en una publicación a la que agregan una imagen de la estatua restaurada.

El busto fue dañado con pintura en aerosol durante el fin de semana, mientras que las paredes del edificio fueron manchadas con grafitis. Los feligreses de la parroquia, ubicada en el vecindario de Bridgeport en Chicago, descubrieron el 8 de noviembre que la iglesia había sido dañada por desconocidos.

Los medios locales mostraron los grafitis en las paredes de la iglesia, donde se podía leer la frase “Dios está muerto” pintada en aerosol rosa y la palabra “Biden” en letras más pequeñas.

La estatua de María, cuyo rostro fue rociado con pintura rosa y negra, se encuentra fuera del salón parroquial.

El canal de noticias NBC5 informó que los detectives locales están investigando el incidente para identificar y encontrar al autor del acto de vandalismo.

Numerosos ataques

Se han documentado numerosos ataques contra el arte y las iglesias católicas en los Estados Unidos a lo largo de 2020 y al menos tres actos de vandalismo contra imágenes de la Virgen María han tenido lugar en la ciudad de Nueva York.

El 11 de julio, según los informes, un hombre en Florida fue arrestado después de que admitió haber estrellado una minivan en la iglesia católica Queen of Peace en Ocala y luego haberla incendiado mientras los fieles se encontraban dentro.

El mismo día, una estatua de la Santísima Virgen María fue atacada y decapitada en una parroquia en Chattanooga, Tennessee. Tres días después, desconocidos decapitaron una estatua de Cristo fuera de la iglesia católica Good Shepherd, en el suroeste del condado de Miami-Dade.

En la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Bloomingburg, Nueva York, un monumento a los niños no nacidos abortados fue derribado durante el fin de semana del 18 de julio.

En septiembre, desconocidos derribaron una estatua de Santa Teresa en las afueras de la parroquia católica St. Therese of the Child Jesus en Midvale, Utah.

Más tarde, ese mismo mes, un hombre fue acusado de romper una estatua de Cristo de 90 años que se encontraba dentro de la catedral de St. Patrick en El Paso, Texas.