Incluso en verano, debes ir a la misa dominical

by | Sep 7, 2022 | Espiritualidad, Familia

Algunos católicos, especialmente los padres de niños pequeños, encuentran difícil asistir a la misa dominical. Como padre de niños pequeños, lo entiendo.

ESCRITO POR: MATT NELSON •

Pero a pesar de las dificultades de nuestros padres, reconocemos que tenemos el deber moral de estar allí. La Iglesia Católica refleja esta obligación en su Código de Derecho Canónico: “Los domingos y demás fiestas de precepto, los fieles están obligados a participar en la Misa” (1247). La liturgia dominical es obligatoria, como presentarse a trabajar, y así como faltar al trabajo puede tener graves consecuencias, también lo puede tener faltar a la iglesia. De hecho, es un pecado mortal faltar a la misa dominical sin una buena razón. Para un católico, entonces, asistir o no el domingo no es una decisión menor.

Pero, ¿es la “obligación dominical” una expectativa demasiado estricta para los católicos?

Trent Horn Podcast episodio ¿Es sagrado el aborto?

Las leyes morales son como señales: nos orientan adecuadamente, y una vez que hemos sido debidamente orientados, dejamos de notarlas. La primera vez que viajé a Calgary, necesitaba seguir las señales; me dijeron adónde ir y así me impusieron una dirección. Eso fue hace mucho tiempo. Años después, sé cómo llegar allí sin la ayuda de señales. Me han orientado correctamente. Los signos todavía están allí, todavía mantienen su fuerza objetiva, pero ya no los noto. Son poco imponentes.

Asimismo, la obligación dominical ayuda a orientarnos espiritualmente. Puede ser fácil olvidar que el domingo marca el comienzo de nuestra semana, no el final. En cierto sentido, la Misa dominical nos prepara para los días venideros y establece el tono espiritual para la semana, llenándonos con la palabra y la gracia de Dios para que podamos glorificar al Señor con nuestras vidas. Al comenzar nuestra semana con la liturgia dominical, profesamos públicamente con todo nuestro ser que somos hijos e hijas de Dios y miembros de su Iglesia. Somos los primeros de Dios. Sin él no somos nada.

Por eso Jesús puede decir: “El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí” (Mateo 10:37). Además, el primer y mayor mandamiento es: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y ​​con toda tu mente” (Mateo 22:38). Nuestro amor único por Dios (¡y el suyo por nosotros!) se consuma especialmente cuando recibimos la Eucaristía en la Misa.

A un católico se le permite ausentarse de la misa dominical en circunstancias graves, como una enfermedad. Pero no es lícito saltarse por razones triviales. Sin embargo, podríamos estar tentados a hacer esto, porque la misa no siempre es una forma atractiva de pasar la mañana del domingo. Muchos de nosotros llevamos vidas dinámicas. Estamos acostumbrados a la estimulación continua de la cafeína y la conversación. No estamos acostumbrados a la lentitud o al silencio de la liturgia. No estamos acostumbrados al lenguaje de las lecturas de la Biblia y las oraciones. Incluso para un católico devoto, puede ser difícil reducir la velocidad y establecerse en un día de descanso, y especialmente en una hora solemne de oración y adoración.

No podemos captar el valor intrínseco de la Misa hasta que entendamos que su objetivo no es estimular como una forma de entretenimiento; su objetivo es santificar. Aunque la Eucaristía es la “fuente y cumbre de la vida cristiana” según el Catecismo, no es raro que un católico, sin culpa propia, no sienta casi nada cuando la recibe (1324). Dado que la gracia recibida en la Eucaristía no es una sensación física o emocional, sino una realidad espiritual, tiende a dejar inmóviles los sentidos. Por esta razón, la experiencia de la misa dominical de un católico puede ser engañosamente seca y puede dejarlo con la sensación de que no ha pasado nada especial. Esto no refleja necesariamente un defecto en la liturgia o en el creyente. Más bien, mueve al católico a una convicción mental más profunda de las cosas que no se ven: “Bienaventurados los que no vieron y creyeron” (Juan 20:29).

La Misa presenta un desafío esencial para los católicos, en su ritmo lento y pausado, en sus momentos de profundo silencio, en sus exigencias de fe. Dos graves peligros para el alma humana son la falta de contemplación y la falta de amor. Un ser humano no puede tener una felicidad duradera sin estas dos cosas. La Misa fomenta ambos.

Recordar el día de reposo y santificarlo no era opcional para el judío del primer siglo. No hacerlo era una violación del tercer mandamiento y un pecado grave (Núm. 15:32-36). Los cristianos reemplazaron el sábado, el último día de la semana, con un nuevo día de descanso que llamaron el Día del Señor, el primer día de la semana. No obstante, se mantuvo la prescripción moral esencial del tercer mandamiento: el hombre debe reservar un día completo cada semana para el descanso y el culto. “No penséis que he venido para abolir la ley y los profetas; no he venido a abolir, sino a cumplir”, dijo Jesús (Mateo 5:17).

¿Por qué el domingo? Se nos dice en los Evangelios que Jesús resucitó de entre los muertos “el primer día de la semana” (Marcos 16:2; Lucas 24:1; Juan 20:1), y desde la época de los apóstoles los cristianos se han congregado en Domingo para adorar a Dios y recibir la Eucaristía juntos como un solo cuerpo en Cristo (Hechos 20:7). Para agravar esto, es principalmente en el acto de recibir la Eucaristía dominical —el verdadero cuerpo, sangre, alma y divinidad de Cristo— que los miembros de la Iglesia se unen a su Señor y entre sí. Por eso, San Pablo escribe: “Porque el pan es uno, nosotros, que somos muchos, somos un solo cuerpo, pues todos participamos de un solo pan” (1 Cor. 10:17).

Todos los domingos, “Cristo entero” se reúne en ya través de la Sagrada Eucaristía. Además, nuestra elección de participar es salvífica: “En verdad, en verdad os digo que si no coméis la carne del Hijo del hombre y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros” (Juan 6, 53). El teólogo Colin Donovan nos recuerda que “en la Misa es Cristo mismo quien adora al Padre, uniendo nuestra adoración a la suya. De ninguna otra manera es posible dar gracias (eucharistia) adecuadamente a Dios. . . que uniendo nuestras ofrendas a la del mismo Jesucristo.” Cristo hace con nosotros en la Misa lo que nosotros solos no podemos hacer: hacer una ofrenda perfecta al Padre.

La clave para entender por qué los católicos deben asistir a la Misa dominical reside sobre todo en la esencia de la Misa misma. Nuestro deber de ser participantes dispuestos no se basa en cómo nos hace sentir, sino en lo que es. Como lugar sagrado de encuentro entre Dios y el hombre, la Misa reorienta nuestra vida hacia Dios, nos reúne con él en el amor y, por lo tanto, comunica la gracia de la salvación a nuestras almas. A la larga, no puede haber nada más productivo que eso.

Adviento

Adviento

El Adviento, según el uso actual, comienza con el domingo más cercano a la fiesta de San Andrés. ¿Qué es el Adviento? Adviento es mejor conocido como el período en el calendario de la Iglesia antes de Navidad, que dura aproximadamente un mes. Adviento (Lat. ad-venio,...

Dobbs salva vidas

Dobbs salva vidas

ESCRITO POR: TRENT HORN • Una afirmación común entre los defensores del aborto legal es que prohibir el aborto no hace nada para reducir las tasas de aborto. La autora católica Rebecca Bratten Weiss hace uno de esos argumentos en un artículo de mayo de 2022 lamentando...

Lo más actual

Adviento

Adviento

El Adviento, según el uso actual, comienza con el domingo más cercano a la fiesta de San Andrés. ¿Qué es el Adviento? Adviento es mejor conocido como el período en el calendario de la Iglesia antes de Navidad, que dura aproximadamente un mes. Adviento (Lat. ad-venio,...

Dobbs salva vidas

Dobbs salva vidas

ESCRITO POR: TRENT HORN • Una afirmación común entre los defensores del aborto legal es que prohibir el aborto no hace nada para reducir las tasas de aborto. La autora católica Rebecca Bratten Weiss hace uno de esos argumentos en un artículo de mayo de 2022 lamentando...