Insisten en la necesidad de apoyar a las madres en España ante la grave crisis demográfica 

MADRID (ACI Prensa) – España padece uno de los más cruentos inviernos demográficos de todo el mundo. Según datos del Instituto Nacional de Estadística del último año estudiado, 2017, el número medio de hijos por mujer es de 1,31, casi un 2% menos respecto al anterior período analizado.

Esta realidad no ha pasado desapercibida para el director del Observatorio Demográfico CEU, y ex presidente de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, que ha realizado un llamado a apoyar a las madres o a las mujeres que quieren serlo “a través de una política que evite por todos los medios que se rompan sus carreras profesionales”.

Leguina habló así durante su intervención en el 22 Congreso Católicos y Vida Pública, que en su presente edición se desarrolla sobre el tema “¡El momento de defender la vida!”, organizado por la Asociación Católica de Propagandistas y la Fundación Universitaria San Pablo CEU.

En su ponencia, Leguina repasó la evolución de la demografía española desde el año 1975, en que se inicia la Transición española hacia la democracia, hasta la actualidad.

Explicó que “hay un problema de infelicidad porque no se pueden tener convenientemente los hijos que se desean. Se pone de moda conservar los óvulos para tener los hijos a partir de los 50 años. Un riesgo para la madre y para los hijos”.

La caída del número de matrimonios, y el aumento de las rupturas matrimoniales, son otros factores que explican el descenso de la natalidad española.

Cada vez se casan mayores

“Hay muchas parejas que no se han casado y esto influye en el número de hijos. Hoy, el 54% de los españoles se quedarían solteros. Mientras que, en el año 1976, la edad para casarse era de 24 años (mujeres) y 26 (hombres), actualmente, se ha retrasado la edad de matrimonio diez años”.

Tras la conferencia de Joaquín Leguina intervino el director de Renacimiento Demográfico, Alejandro Macarrón Larumbe, que explicó que hizo un llamado a defender la vida como camino para revertir la crisis demográfica de España.

“Es el momento de defender la vida, sin duda, porque en España se destruye vida todos los días, muere más gente de la que nace, hay entre 90 y 100 mil abortos al año; estamos en ciernes de la ley de eutanasia, cuyo fin es destruir más vidas”.

Advirtió que “tenemos un problema de vida muy serio en España, en Europa y en Occidente en general y, poco a poco, en todo el mundo”.

Se mostró contrario a la agenda 2030 de la ONU debido a la ausencia de una preocupación por el problema demográfico que afecta a numerosos países. “No se entiende por qué no se habla de esto cuando la mitad de los países del mundo están aproximadamente por debajo del nivel de natalidad suficiente para el reemplazo y, dentro de poco, muchos más”.

Por último, advirtió que “si no concienciamos ahora a la sociedad de que esto es un problema real y, además, de muy difícil o lenta marcha atrás, lo mismo que el deterioro es muy lento, la recuperación, si se consigue, sería también muy lenta”.