La basílica del Sacré-Coeur de París será clasificada como monumento histórico protegido 

Por Hannah Brockhaus

Roma (CNA) – Se espera que la basílica del Sacré-Cœur en París sea clasificada como monumento histórico protegido por el Ministro de Cultura de Francia.

La basílica católica, dedicada al Sagrado Corazón de Jesús, es uno de los lugares más visitados de París y, desde el 1 de agosto de 1885, alberga la adoración eucarística perpetua.

“El Sacré-Cœur es uno de los símbolos de París”, dijo Laurent Roturier, director de la oficina de asuntos culturales de Francia. “Ha sido el edificio más visitado de París desde que Notre-Dame ha estado en reparación”.

Sin embargo y sobre esto llama la atención Roturier, “aún más sorprendente es que no está protegido como monumento histórico. Este es un signo del lento reconocimiento de la arquitectura del siglo XIX”, agregó.

La basílica celebró el año pasado el centenario de su consagración. Antes de la pandemia de coronavirus, recibía una media de 10 millones de visitantes al año.

Se encuentra en la segunda colina más alta de París, Montmartre, el lugar de la tortura y el martirio de St. Denis y sus compañeros. La primera piedra de la basílica se colocó en 1875, y la inauguración de la basílica tuvo lugar en 1891. El campanario se terminó en 1914.

Existe la creencia generalizada de que el Sacré-Cœur se construyó en expiación de la violencia que tuvo lugar durante la Comuna de París, un gobierno revolucionario socialista y antirreligioso que gobernó la ciudad de París durante poco más de dos meses en 1871.

Pero el historiador francés Patrick Sbalchiero le dijo a Le Figaro que esto es un “error histórico”.

Afirmó que, si bien la construcción de la basílica comenzó bajo el Papa León XIII en 1875, el texto del Voto Nacional que implementa el futuro lugar de trabajo se redactó ante la Comuna. Los miembros del Comité del Voto Nacional estaban motivados por su fe cristiana y muy comprometidos con actividades caritativas, dijo.

Sbalchiero comentó que la clasificación de la Basílica del Sacré-Cœur como monumento histórico ayudaría “sin duda” a que se conserve mejor.

De 2015 a 2020, Francia donó 14,4 millones de euros a lugares religiosos protegidos como monumentos históricos.

La Basílica del Sacré-Cœur fue evaluada para su inclusión en el registro de monumentos históricos por un grupo de patrimonio regional, la Commission régionale du patrimoine et de l’architecture d’Île-de-France, que “devolvió una opinión positiva unánime para su inscripción en la lista de monumentos históricos, y expresó unánimemente su deseo de clasificación”, dijo Roturier.

La basílica católica también será examinada por un grupo de patrimonio nacional, la Commission nationale du patrimoine et de l’architecture, antes de recibir la clasificación en un decreto del Ministro de Cultura de Francia. 

Según el sitio web de la basílica , una de las muchas personas que encontraron consuelo en la iglesia fue el beato Carlos de Foucauld. El pionero misionero francés, que se espera sea canonizado pronto, se consagró al Sagrado Corazón en la basílica en junio de 1889.

Regresó de África en 1909 y pasó una noche de adoración allí con su amigo Louis Massignon. Más tarde recordó la velada como un momento de gracia.

El padre Stéphane Esclef, rector del Sacré-Cœur, dijo que, con la clasificación de la basílica como monumento histórico, esperaba que la iglesia “sea cada vez más un remanso de paz y consuelo para todos aquellos que lo necesiten. Que todos, escépticos, curiosos, creyentes o no, puedan venir y dejar sus alegrías, sus esperanzas, sus dolores y sus angustias”.

Citó al cardenal Jean-Marie Lustiger, quien escribió en un prefacio de un libro sobre la basílica que “cualquier parisino, cualquier visitante de la capital, puede decirse a sí mismo viendo en el horizonte las cúpulas blancas del Sacré-Cœur de Montmartre: que allá arriba, en este momento, rezamos por él, por todos los que conoce y por el mundo entero”.

Esclef concluyó diciendo: “Que todos en este lugar sepan que les espera un corazón. Un corazón abierto, dispuesto a consolarlo y decirle que es amado. Un corazón dulce y humilde. El de Jesús. Un Sagrado Corazón”.