No todo el mundo está llamado a literalmente “vender todo” lo que posee y seguir a Jesús, aunque todos están llamados a hacer algo así.

Por:Tim Staples

Cuando era protestante, sabía exactamente cómo iba a responder a cualquier católico que usara lo que pensé que iba a ser su versículo de referencia sobre la justificación: “Ves que un hombre es justificado por las obras y no solo por la fe” (Santiago 2:24). Mi respuesta: “St. James no está diciendo que las obras realmente contribuyan a la justificación de ninguna manera. ¡Simplemente está diciendo que las obras demuestran que ya has sido justificado! ”

Ahora puedo admitir cuán débil fue ese argumento, porque lo que sea que digas acerca de Santiago 2:24, realmente no puedes decir que las obras no contribuyan a la justificación de manera constitutiva en su enseñanza. En el versículo 21, él dice que las obras de fe son “perfectas”. Si eso no contribuye a la esencia de lo que hace que la fe sea fe, entonces nada lo es. Además, en el versículo 26, Santiago dice: “Como el cuerpo sin espíritu está muerto, así la fe sin obras está muerta”. ¿Alguien diría que “el espíritu” o “el alma” en el hombre no contribuyen de manera constitutiva a lo que hace que un hombre sea hombre? ¡Por supuesto que no! Ese es el punto de St. James. Las obras contribuyen a la fe manteniéndola viva. Si las obras fallan, la fe “muere”.

Dejando de lado los argumentos sobre Santiago 2:24, hay muchos otros textos de las Escrituras que son tan claros como el que se refiere a la naturaleza de las obras en relación con la salvación. Quizás más. Un ejemplo de esto se encuentra en la lectura del Evangelio de hoy, la undécima semana del tiempo ordinario.

Has oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo”. Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por los que los persiguen, para que sean hijos de su Padre que está en los cielos (Mateo 5: 43-45).

El autor inspirado cita aquí a Jesucristo usando una cláusula de propósito en griego, hotos genesthe huioi tou patros humon to en ouranois, “para que seáis hechos hijos de vuestro Padre que está en los cielos”. Eso significa, en términos simples, tienes que hacer esto (amar a tus enemigos y orar por tus perseguidores) para que eso (ser hechos hijos de tu Padre) se convierta en una realidad. Realmente no hay nada más sencillo que eso.

Creemos que Jesús está hablando de ser “hijos de Dios” en un sentido final, al final de nuestras vidas, para que podamos ir al cielo. Eso queda claro en todo el contexto del Sermón del Monte. Jesús básicamente les está dando a sus fieles su discurso sobre cómo llegar al cielo (ver Mateo 5: 1-12,19-20,21-26,27-30, etc.).

Cuando Jesús le habló al joven rico, tuvo igualmente claro que no es suficiente creer en él (Cristo) para tener la vida eterna. Eso es parte de eso (Juan 3:16). Pero Jesús dice que también es necesario “guardar los mandamientos” y “vender lo que posees. . . y síguelo ”.

Y he aquí, se le acercó uno y le dijo: “Maestro, ¿qué he de hacer de bueno para tener la vida eterna?” Y él le dijo … Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos ”. Él le dijo: “¿Cuál?” Y Jesús dijo: “No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo”. El joven le dijo: “Todo esto lo he observado; ¿qué me falta todavía? Jesús le dijo: “Si quieres ser perfecto, ve, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme “. Cuando el joven escuchó esto, se fue triste; porque tenía grandes posesiones (Mat. 19: 16-22).

Note que después de que el joven se aleja, este es el impulso para que Jesús aclare que su mandamiento de darlo todo y seguirlo es para todos y necesario para la salvación:

Y Jesús dijo a sus discípulos: “De cierto os digo que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. Nuevamente les digo que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de Dios ”. Cuando los discípulos oyeron esto, se asombraron mucho y dijeron: “¿Quién, pues, podrá salvarse?” Pero Jesús los miró y les dijo: “Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todo es posible” (Mateo 19: 23-26).

Y en Mateo 5:48 y Apocalipsis 3: 1-5, Jesús deja aún más claro que este mandamiento de ser perfecto se aplica a todos, no solo a este joven:

 

Vosotros, por tanto, debéis ser perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto.

Y escribe al ángel de la iglesia en Sardis: Las palabras del que tiene los siete espíritus de Dios y las siete estrellas. “Conozco tus obras; tienes el nombre de estar vivo y estás muerto. Despierta y fortalece lo que queda y está a punto de morir, porque tus obras no he hallado perfectas delante de mi Dios. Entonces recuerde lo que recibió y escuchó; guarda eso y arrepiéntete. Si no despiertas, vendré como un ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti. Sin embargo, todavía tiene algunos nombres en Sardis, personas que no han ensuciado sus ropas; y caminarán conmigo de blanco, porque son dignos. El que vence se vestirá así de ropas blancas, y no borraré su nombre del libro de la vida; Confesaré su nombre ante mi Padre y ante sus ángeles ”.

No todo el mundo está llamado a literalmente “vender todo” lo que posee y seguir a Jesús, aunque tenemos un par de miles de años de ejemplos de personas que hacen precisamente eso, por ejemplo, miembros de varias órdenes religiosas en todo el mundo. Pero todo el mundo está llamado a reconocer que todo lo que “posee” en última instancia le pertenece al Señor.

En conclusión, supongo que debería preguntar: ¿qué dirían Jesús y el Nuevo Testamento para que la gente crea que “somos justificados por las obras, y no solo por la fe”; que debemos “guardar los mandamientos de Dios”; y que debemos “amar a nuestros enemigos” para tener la vida eterna. . . aparte de hablar y escribir las palabras exactas que hizo?