La nueva amenaza para la difusión del evangelio

by | Nov 25, 2022 | Apologética, Espiritualidad

Un movimiento opresor ha salido de las torres de la academia y ha llegado a nuestro medio. Si queremos difundir el evangelio, tenemos que estar listos para pelear contra él.

ESCRITO POR: CASEY CHALK •

Es bien sabido que las universidades estadounidenses se han convertido en focos de ideología radical que hacen que los estudiantes no estén dispuestos a enfrentarse a puntos de vista alternativos y socavan su capacidad para participar en los rigores del gobierno republicano. “En nuestra era identitaria, el listón de la ofensa se ha reducido considerablemente, lo que hace que el debate democrático sea más difícil”, observa el académico de la Brookings Institution, Shadi Hamid. Pero el “seguridadismo”, el “lenguaje desencadenante” y las “microagresiones”, entre otras ideas popularizadas en los campus de nuestra nación, son más que una simple amenaza para el autogobierno: son una amenaza para nuestra capacidad de difundir el evangelio.

Esa última preocupación ciertamente no está al frente del best-seller de Greg Lukianoff y Jonathan Haidt de 2018 The Coddling of the American Mind: How Good Intentions and Bad Ideas Are Seting a Generation for Failure. El abogado y defensor de la libertad de expresión Lukianoff y el psicólogo social y cultural Haidt están más interesados ​​en cómo estas ideas infantiles retrasan la maduración intelectual, psicológica y social de los jóvenes estadounidenses y, como consecuencia, impiden su capacidad para ser felices y exitosos y contribuir a la una nación democrática dinámica como la nuestra. Sin embargo, el retrato deslumbrante que pintan es relevante para nuestra capacidad de testificar fielmente de nuestra fe católica.

Primero definamos estos términos y cómo se usan típicamente. El safetyism, o lo que Lukianioff y Haidt también llaman fragilidad, se origina en la preocupación por proteger a las personas del trauma, que se ha ampliado mucho más allá de su comprensión tradicional como el efecto psicológico en quienes, por ejemplo, presencian un asesinato, experimentan un accidente automovilístico violento o sobreviven. combate militar Ahora incluye cualquier cosa “experimentada por un individuo como física o emocionalmente dañina. . . con efectos adversos duraderos en el funcionamiento y el bienestar mental, físico, social, emocional o espiritual del individuo”. Las personas que están “provocadas” por ideas o experiencias que las hacen sentir inseguras requieren un “espacio seguro” donde puedan encontrar ayuda y recuperarse.

La segunda categoría de ideas tiene que ver con el razonamiento emocional. Esto incluye las microagresiones, que se popularizaron por primera vez en un artículo de 2007 de un profesor de la Universidad de Columbia. Son “micro” porque son “breves y comunes”. Son “agresivos” porque son “indignidades verbales, de comportamiento o ambientales, ya sean intencionales o no, que comunican desprecios e insultos raciales hostiles, despectivos o negativos”. Si la intencionalidad no importa, se alienta a las personas a encontrar más cosas ofensivas.

Finalmente, existe lo que podríamos llamar una cosmovisión maniquea que ve a las personas en términos del bien o del mal. Esto es visible en el creciente tribalismo de nuestra cultura y en la separación de las personas en categorías de “víctima” y “victimario”, así como en las demandas por el desmantelamiento de las “estructuras de poder” que supuestamente aumentan la victimización. La interseccionalidad, la idea de que las personas tienen identidades cruzadas de victimización o victimización, es otra manifestación de esto, ya que separa a las personas en categorías basadas en raza, sexo, identidad sexual, clase social, etc.

Tal vez ya esté anticipando cómo estos tres temas generales presentan una amenaza para la enseñanza católica (y la evangelización). Tomemos como ejemplo la seguridad: difundir el mensaje del evangelio, por su naturaleza, hace que las personas se sientan incómodas, ya que les dice cosas sobre mismos que, en cierto sentido, duelen. Todos somos pecadores que somos culpables de transgresiones contra Dios y el hombre. Todos necesitamos un salvador. Eso ciertamente puede “provocar” que las personas sientan daño emocional en forma de culpa u ofensa, si piensan que sus comportamientos no son pecaminosos, pero vale la pena celebrarlos.

O considere las microagresiones. Lukianoff y Haidt observan que, correctamente entendida, “la agresión no es involuntaria ni accidental”. Por ejemplo, si chocas con una persona por accidente y no pretendes hacerle daño, podría percibirse como una agresión, pero obviamente no lo es. Pero el lenguaje de las microagresiones crea una atmósfera social en la que se alienta a las personas a participar en razonamientos hiperemocionales y demasiado sensibles. “No es una buena idea comenzar por asumir lo peor de las personas y leer sus acciones de la manera menos caritativa posible”, escriben los autores. De hecho, es una ofensa a la caridad, que, entendida en la tradición católica, exige que presumamos las mejores intenciones, y un pecado contra la justicia, al presumir que las personas que nos ofenden son fanáticos. Tanto la caridad como la justicia son necesarias para el diálogo evangelizador.

El lenguaje tribal de víctimas y victimarios, a su vez, nos alienta a ver a aquellos con quienes no estamos de acuerdo no solo como equivocados, sino como malvados. Y si son malos, no puedes tener un diálogo productivo con ellos. Por el contrario, debe censurarlos, silenciarlos y obligarlos a una reverencia humillante, o expulsarlos de la plaza pública para siempre. De hecho, su destierro o eliminación es parte del proceso de derribar esas terribles estructuras de poder.

Por supuesto, la Iglesia Católica es en sí misma una “estructura de poder”, en el sentido de que posee una autoridad antigua, está dirigida por hombres (muchos de los cuales son blancos) y promueve la “heteronormatividad”. El catolicismo también enseña a sus seguidores doctrinas de que muchas de las clases de “víctimas”, especialmente aquellas en las categorías de minorías sexuales y de género, se entregan a comportamientos que no deben celebrarse, sino condenarse como pecaminosos y contrarios al desarrollo humano. Además, como enseña San Pablo, “no hay judío ni griego, no hay esclavo ni libre, no hay hombre ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.” En otras palabras, nuestra identidad como seguidores de Cristo y católicos triunfa sobre nuestras identidades étnicas, raciales o sexuales.

Las ideas presentadas por Lukianoff y Haidt han viajado mucho más allá de los seminarios académicos y las oficinas universitarias de diversidad e inclusión. Ahora son promovidos por grandes corporaciones, agencias gubernamentales, medios corporativos e incluso nuestras escuelas primarias. Las personas son despedidas o canceladas rutinariamente por no adherirse a estas nuevas doctrinas progresistas.

Pero más que eso, el lenguaje de las advertencias de activación, los espacios seguros, las microagresiones y la cultura del victimismo hacen que sea casi imposible difundir el evangelio, porque los no creyentes pueden afirmar que la verdad absoluta afirma acerca de Dios, su pecaminosidad o su necesidad de un salvador. representan una visión del mundo colonialista occidental opresiva cisgénero que amenaza su bienestar emocional.

¿Cómo puedes predicar a alguien que se ofende visceralmente por tu mensaje, sin importar cuán caritativamente y con gracia se comunique? ¿Cómo puede la Iglesia defender sus enseñanzas en la plaza pública si es una estructura de poder patriarcal que exige ser desmantelada? Esta nueva ideología no es solo una amenaza para el autogobierno republicano, es una amenaza para la supervivencia de la Iglesia y, por lo tanto, para la salvación eterna de nosotros, los pecadores, aquí en la tierra.

¿Cuándo está bien robar?

¿Cuándo está bien robar?

El Séptimo Mandamiento parece claro: no robar. Pero en el mundo cotidiano, y en el mundo del cine, hay matices. JUAN M. GRONDELSKI • Las películas pueden expresar valores católicos. Admito que el estado del cine moderno parece invalidar esa tesis, pero la historia...

Lo más actual

¿Cuándo está bien robar?

¿Cuándo está bien robar?

El Séptimo Mandamiento parece claro: no robar. Pero en el mundo cotidiano, y en el mundo del cine, hay matices. JUAN M. GRONDELSKI • Las películas pueden expresar valores católicos. Admito que el estado del cine moderno parece invalidar esa tesis, pero la historia...