La Quinta y Mejor Marca de la Iglesia

by | May 17, 2022 | Apologética, Espiritualidad

 A menudo hablamos de las cuatro marcas de la Iglesia: una, santa, católica y apostólica. Sin embargo, hay otra marca de la Iglesia, y es la mejor de todas.

 ESCRITO POR: JAN WAKELIN •

 A menudo hablamos de las cuatro marcas de la Iglesia: una, santa, católica y apostólica. Sin embargo, durante nuestros esfuerzos apologéticos, sería una oportunidad perdida no llevar el argumento a un clímax revelando la Eucaristía como la marca de la Iglesia de Cristo por excelencia. La Eucaristía es la última marca de la Iglesia de Cristo, porque la Eucaristía no solo es un signo visible de cada marca, sino que tiene el poder de mantener la esencia de lo que representa cada marca de la Iglesia.

 Primero, la Iglesia es una a través de la Eucaristía. En octubre de 2004, Juan Pablo II honró el Año de la Eucaristía con la carta apostólica Mane Nobiscum Domine. En él, el Santo Padre relató varios casos en la Escritura en los que Cristo estaba conduciendo a sus discípulos a la comprensión de una Iglesia unida en él a través de la Eucaristía. En Juan 6:55, Jesús dice: “Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida”. Esto fue impactante para quienes lo escucharon, tanto que muchos se fueron. Jesús les preguntó a los Doce si ellos también se irían. Pedro, hablando por los Doce, dijo: “Señor, ¿a quién iremos? Tu tienes las palabras de la vida eterna.” En otras palabras, aquellos que entendieron, aunque estaban conmocionados por la realidad de las palabras que se acababan de pronunciar, se negaron a abandonar la enseñanza de Cristo porque estarían abandonando a Cristo mismo.

 San Cirilo de Alejandría entendió la capacidad de la Eucaristía para unirnos con Cristo. Él dijo: “Como dos pedazos de cera fusionados forman uno, así el que recibe la Sagrada Comunión está tan unido a Cristo que Cristo está en él y él está en Cristo”.

 La Eucaristía es, por tanto, signo y causa de la unidad porque la Eucaristía es Cristo. Fue instituido por Cristo como un medio para atraernos hacia él. La Eucaristía expresa nuestra unidad y la realiza también cuando lo recibimos dignamente. El hecho de compartir el mismo cuerpo y sangre nos hace hermanos y hermanas en Cristo. Incluso a nivel natural nos damos cuenta de que compartir la misma sangre forma un vínculo familiar. Aquellos que están demasiado enfermos para participar en la celebración eucarística a menudo reciben la Eucaristía como signo de unidad y para proporcionarles alimento espiritual. El Beato Theophane Venard escribió sobre la Eucaristía: “Cuando el cuerpo se ve privado de alimentos, languidece y muere; y lo mismo ocurre con el alma, sin el Pan que sustenta la vida.”

 Al recibir este alimento espiritual, nosotros, el cuerpo de Cristo, estamos equipados para darnos unos a otros y a él de una manera más perfecta. La estructura visible de la Iglesia mantiene la sucesión de sacerdotes que pueden ofrecer el sacrificio de la Misa y consagrar el pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo. “Así como la Iglesia ‘hace la Eucaristía’, así la Eucaristía edifica la Iglesia” (Dominicae Cenae 4).

 La Eucaristía también une el cielo y la tierra. Muchos que han perdido a un ser querido pueden experimentar cercanía con esa persona después de recibir la Comunión o mientras adoran al Santísimo Sacramento. Estos sentimientos pueden ser el resultado de una profunda conciencia teológica de que aquellos que murieron en gracia están vivos en Cristo; así, nuestra cercanía a Cristo en la Eucaristía nos acerca también a ellos.

 Otra forma de ver esta fusión del cielo y la tierra es darse cuenta de que cuando Cristo instituyó la Eucaristía en la Última Cena, se reveló su dimensión sacrificial. A lo largo de la historia, Cristo se ofrece a sí mismo por la salvación de toda la humanidad, pero ¿por qué? Para que podamos vivir con él eternamente. Como una sola familia, nosotros, que compartimos el mismo cuerpo y sangre divinos, compartiremos juntos el banquete celestial, perfeccionados en el amor y unidos en ese amor.

 Agustín dijo de la Eucaristía: “¡Oh sacramento del amor! ¡Oh signo de unidad! ¡Oh vínculo de caridad! El que quiere tener vida encuentra aquí una vida para vivir y una vida por la cual vivir.”

 Segundo, la Iglesia es santa a través de la Eucaristía. Los mayores mandamientos son amar a Dios y al prójimo, y la mayor expresión de este amor se encuentra en la Eucaristía. La Eucaristía es Cristo, y recuerda el amor que Él tiene por nosotros, un amor tan grande que estuvo dispuesto a convertirse en uno de nosotros, sufrir un dolor físico y espiritual increíble y morir una muerte humana. Consumir a Cristo en la Eucaristía tiene la capacidad de hacernos más como él y, por lo tanto, más santos. “Porque la participación del cuerpo y la sangre de Cristo no produce menos efecto que el de transformarnos en lo que recibimos” (Eucharisticum Mysterium 7).

 Tales pensamientos nos ayudan a entender las palabras de Santa Teresa de Ávila de que “Cristo no tiene cuerpo en la tierra sino el tuyo, ni manos sino las tuyas, ni pies sino los tuyos. Vuestros son los ojos a través de los cuales ha de mirar la compasión de Cristo por el mundo, vuestros son los pies con los que ha de andar haciendo el bien, y vuestras son las manos con las que ha de bendecirnos ahora”.

 Tercero, la Iglesia es católica a través de la Eucaristía. La presencia de Cristo en la Iglesia la hace católica o universal. Él está donde está la Iglesia, y donde está la Iglesia, allí está la Eucaristía.

 Como Iglesia universal, tenemos la responsabilidad de ser Cristo para los demás. Esto significa que no solo debemos decir lo que dijo, sino que también debemos hacer lo que hizo. Jesús amonestó a los pecadores, mostró misericordia, pidió arrepentimiento y demostró compasión y perdón. También alimentó a los hambrientos, sanó a los enfermos y animó a los pobres. No negó a nadie por motivos de raza, sexo, edad o estado en la vida. Así como debemos ser Cristo para los demás, debemos ver a Cristo en los demás. Él puede ser encontrado en todos. Cuando vemos a Cristo en los demás, nos encontramos a nosotros mismos. De este modo, la Iglesia también es universal.

 Al participar en la celebración eucarística, se nos recuerda que el sacrificio de amor que hizo por nosotros, también lo hizo por todos. Todas las actividades de la Iglesia para difundir el reino de Dios están vinculadas a la Eucaristía y se orientan hacia ella. San Pedro Crisólogo dijo: “La Eucaristía es el vínculo que une a la familia cristiana. Quita la Eucaristía y no te queda fraternidad.”

 Cuarto, la Iglesia es apostólica a través de la Eucaristía. La Iglesia es apostólica porque su misión en y para el mundo es continuación de la obra de los primeros apóstoles, misión que Cristo les confió. Debido a que esta misión continuará hasta el fin de los tiempos, los apóstoles tuvieron que hacer provisiones para que otros los sucedieran. Guiados por el Espíritu Santo, los obispos, que son los sucesores de los apóstoles, continúan enseñando y guiando a la Iglesia hoy. Todos los miembros del cuerpo místico de Cristo participan de esta misión y están llamados a actividades que promuevan el reino de Dios. Esto significa que deben difundir el evangelio de Cristo a través de obras de amor en su estado de vida. “Pero la caridad, extraída sobre todo de la Eucaristía, es siempre ‘como si fuera el alma de todo el apostolado’” (Catecismo de la Iglesia Católica 864).

 

La Iglesia está gobernada por padres espirituales que representan a Dios. A lo largo del Antiguo Testamento, las genealogías tuvieron gran importancia porque identificaban a los individuos como parte de una sucesión de personas que compartían la misma sangre y, por lo tanto, formaban parte de la misma familia. Cristo continuó este vínculo nombrando apóstoles para que lo sucedieran, y nos dio la Eucaristía para que todos pudiéramos compartir la misma sangre que también compartieron nuestros hermanos y hermanas en la fe.

 Entonces ves cómo el cuerpo y la sangre de Cristo son un factor en cada marca de la Iglesia. La Eucaristía simboliza la unidad de la Iglesia de Cristo y la causa y la sostiene. Cristo es Dios, el único que es perfectamente santo. Cristo está presente en la Iglesia por la que muere, haciéndola santa. A la Iglesia se le ha confiado la Eucaristía, y por tanto tiene los medios para santificar a los hombres participando de Cristo. La Iglesia de Cristo es universal porque Él murió por todos y cada uno de nosotros dondequiera que estemos, quienesquiera que seamos y en cualquier momento en que vivamos.

 San Juan de Brebeuf, un jesuita que fue martirizado llevando la fe católica a los nativos de América del Norte, contempló el misterio de la universalidad de la Eucaristía, diciendo:

 El único signo exterior de nuestra santa religión que tenemos es el Santísimo Sacramento del altar. . . . Parece, además, que Dios suple lo que nos falta y nos recompensa con la gracia de haber transportado el santísimo sacramento más allá de tantos mares y de haberle encontrado morada en estas pobres cabañas.

 Al llevar la Eucaristía al Nuevo Mundo, los continentes se unieron espiritualmente. La Eucaristía es un memorial del sacrificio de Cristo por todos los hombres, y mantiene en nuestra mente la dignidad de todos los hombres por el amor de Cristo por ellos. La capacidad de la Iglesia para rastrear sus raíces hasta los apóstoles nos asegura que los sucesores de Pedro son parte de nuestro árbol genealógico y que es la verdadera Iglesia. El poder de consagrar el pan y el vino se ha transmitido en el seno de la familia como nuestro tesoro espiritual que mantiene presente cada marca de Iglesia y auténtica su identidad.

 La razón, pues, por la que la Eucaristía es el signo último de la Iglesia, el signo por excelencia, es que la Eucaristía es Cristo, que permanece en la Iglesia; lo sostiene; y, a través de sus miembros, atrae a otros hacia sí mismo. Por la Eucaristía, la Iglesia mantiene sus huellas y crece en unidad, santidad, catolicidad y obras apostólicas. La Eucaristía fue instituida por la Iglesia, y la Iglesia se sostiene y crece por la Eucaristía.

 Tales pensamientos nos ayudan a entender las palabras de Santa Teresa de Ávila de que “Cristo no tiene cuerpo en la tierra sino el tuyo, ni manos sino las tuyas, ni pies sino los tuyos. Vuestros son los ojos a través de los cuales ha de mirar la compasión de Cristo por el mundo, vuestros son los pies con los que ha de andar haciendo el bien, y vuestras son las manos con las que ha de bendecirnos ahora”.

 Tercero, la Iglesia es católica a través de la Eucaristía. La presencia de Cristo en la Iglesia la hace católica o universal. Él está donde está la Iglesia, y donde está la Iglesia, allí está la Eucaristía.

 Como Iglesia universal, tenemos la responsabilidad de ser Cristo para los demás. Esto significa que no solo debemos decir lo que dijo, sino que también debemos hacer lo que hizo. Jesús amonestó a los pecadores, mostró misericordia, pidió arrepentimiento y demostró compasión y perdón. También alimentó a los hambrientos, sanó a los enfermos y animó a los pobres. No negó a nadie por motivos de raza, sexo, edad o estado en la vida. Así como debemos ser Cristo para los demás, debemos ver a Cristo en los demás. Él puede ser encontrado en todos. Cuando vemos a Cristo en los demás, nos encontramos a nosotros mismos. De este modo, la Iglesia también es universal.

 Al participar en la celebración eucarística, se nos recuerda que el sacrificio de amor que hizo por nosotros, también lo hizo por todos. Todas las actividades de la Iglesia para difundir el reino de Dios están vinculadas a la Eucaristía y se orientan hacia ella. San Pedro Crisólogo dijo: “La Eucaristía es el vínculo que une a la familia cristiana. Quita la Eucaristía y no te queda fraternidad.”

 Cuarto, la Iglesia es apostólica a través de la Eucaristía. La Iglesia es apostólica porque su misión en y para el mundo es continuación de la obra de los primeros apóstoles, misión que Cristo les confió. Debido a que esta misión continuará hasta el fin de los tiempos, los apóstoles tuvieron que hacer provisiones para que otros los sucedieran. Guiados por el Espíritu Santo, los obispos, que son los sucesores de los apóstoles, continúan enseñando y guiando a la Iglesia hoy. Todos los miembros del cuerpo místico de Cristo participan de esta misión y están llamados a actividades que promuevan el reino de Dios. Esto significa que deben difundir el evangelio de Cristo a través de obras de amor en su estado de vida. “Pero la caridad, extraída sobre todo de la Eucaristía, es siempre ‘como si fuera el alma de todo el apostolado’” (Catecismo de la Iglesia Católica 864).

 La Iglesia está gobernada por padres espirituales que representan a Dios. A lo largo del Antiguo Testamento, las genealogías tuvieron gran importancia porque identificaban a los individuos como parte de una sucesión de personas que compartían la misma sangre y, por lo tanto, formaban parte de la misma familia. Cristo continuó este vínculo nombrando apóstoles para que lo sucedieran, y nos dio la Eucaristía para que todos pudiéramos compartir la misma sangre que también compartieron nuestros hermanos y hermanas en la fe.

 Entonces ves cómo el cuerpo y la sangre de Cristo son un factor en cada marca de la Iglesia. La Eucaristía simboliza la unidad de la Iglesia de Cristo y la causa y la sostiene. Cristo es Dios, el único que es perfectamente santo. Cristo está presente en la Iglesia por la que muere, haciéndola santa. A la Iglesia se le ha confiado la Eucaristía, y por tanto tiene los medios para santificar a los hombres participando de Cristo. La Iglesia de Cristo es universal porque Él murió por todos y cada uno de nosotros dondequiera que estemos, quienesquiera que seamos y en cualquier momento en que vivamos.

 San Juan de Brebeuf, un jesuita que fue martirizado llevando la fe católica a los nativos de América del Norte, contempló el misterio de la universalidad de la Eucaristía, diciendo:

 El único signo exterior de nuestra santa religión que tenemos es el Santísimo Sacramento del altar. . . . Parece, además, que Dios suple lo que nos falta y nos recompensa con la gracia de haber transportado el santísimo sacramento más allá de tantos mares y de haberle encontrado morada en estas pobres cabañas.

 Al llevar la Eucaristía al Nuevo Mundo, los continentes se unieron espiritualmente. La Eucaristía es un memorial del sacrificio de Cristo por todos los hombres, y mantiene en nuestra mente la dignidad de todos los hombres por el amor de Cristo por ellos. La capacidad de la Iglesia para rastrear sus raíces hasta los apóstoles nos asegura que los sucesores de Pedro son parte de nuestro árbol genealógico y que es la verdadera Iglesia. El poder de consagrar el pan y el vino se ha transmitido en el seno de la familia como nuestro tesoro espiritual que mantiene presente cada marca de Iglesia y auténtica su identidad.

 La razón, pues, por la que la Eucaristía es el signo último de la Iglesia, el signo por excelencia, es que la Eucaristía es Cristo, que permanece en la Iglesia; lo sostiene; y, a través de sus miembros, atrae a otros hacia sí mismo. Por la Eucaristía, la Iglesia mantiene sus huellas y crece en unidad, santidad, catolicidad y obras apostólicas. La Eucaristía fue instituida por la Iglesia, y la Iglesia se sostiene y crece por la Eucaristía.

 Articular esta verdad a los cristianos no católicos resonará en muchos corazones y los atraerá a este gran misterio de nuestra fe: la presencia real de Cristo entre nosotros. St. John Henry Newman dijo: “Un verdadero cristiano casi puede definirse como alguien que tiene un sentido rector de la presencia de Dios dentro de él”. ¿Cuánto más puede estar dentro de nosotros que a través de la participación de la Eucaristía?

Lo más actual