La razón de la ira divina

by | Oct 9, 2022 | Espiritualidad, Teologia

¿Por qué un Dios amoroso infligiría una violencia horrible a las personas que creó? Es una pregunta difícil, pero los cristianos pueden entenderla.

ESCRITO POR: FR. JERRY J. POKORSKY •

Hace muchos años, una famosa estrella del pop dijo que dejó la fe católica a los 15 años porque no podía imaginar a nadie condenado por un pensamiento impuro. Al malinterpretar los conceptos básicos del pecado, la conversión y el perdón, la mujer se contentó con burlarse de Dios y se enorgulleció de un comportamiento gravemente pecaminoso. Su vida se convirtió en un libro abierto de libertinaje.

Muchos católicos (laicos, clérigos, quizás la mayoría de los obispos alemanes que promueven un cambio en la enseñanza de la Iglesia sobre la sexualidad humana) están de acuerdo con la estrella del pop. Pero la misericordia de Dios complementa su justicia. Más que eso, cada uno es inseparable del otro. “El amor firme y la fidelidad se encontrarán; la justicia y la paz se besarán” (Sal. 85:10). Descartar la ira divina como “poética” sentimentaliza la misericordia divina.

Generalmente aceptamos el castigo en términos que entendemos. Los padres disciplinan a sus hijos para corregir el mal comportamiento. La sociedad arresta y encarcela a los criminales. La guerra es un castigo autoinfligido por la solidaridad del pecado. Las violaciones de la ley natural alteran el orden natural de Dios y sufrimos. “Dios perdona; los hombres a veces perdonan; pero la naturaleza nunca perdona.” Esta perogrullada enmarca razonablemente gran parte del sufrimiento humano y la razonabilidad del castigo.

Alternativamente, a menudo somos demasiado indulgentes en la administración de justicia. Muchos consideran que el castigo justo es una vergüenza reaccionaria. Las comodidades modernas anestesian y distorsionan la necesidad del castigo, lo que da paso a entrenamientos de sensibilidad, procedimientos y talleres “para asegurar que esto o aquello nunca vuelva a suceder”. La terapia tiene su lugar, pero no puede sustituir el valor disuasorio de la disciplina administrada con justicia.

Los antiguos romanos eran metódicos en su castigo. Por lo general, marchaban sobre los vasallos ofensivos, mataban a los gobernantes desobedientes y alborotadores, entregaban las llaves al siguiente en la fila y les advertían que no cometieran los mismos errores intransigentes. La promesa de una visita de regreso violenta multiplicó la fuerza de la intervención militar, aumentando el poder romano (ver Fuerza, poder, estrategia: conjuntos de habilidades para un segundo siglo estadounidense por Richard Vigilante). Esto no quiere decir que toda forma de castigo ideada por el hombre sea la correcta. Pero nuestra inclinación a castigar —y a castigar con el fin de mantener el orden humano natural— no proviene de un mal lugar.

La ira de Dios también es un multiplicador de fuerzas. Disuade al mal, restaura la justicia y realza su poder y majestad. “Mira ahora que yo, incluso yo, soy él, y no hay dios fuera de mí; mato y hago vivir; Yo hiero y yo sano, y no hay quien libre de mi mano” (Deuteronomio 32:39). Dios da la vida y la destruye. Su castigo es terrible pero tiene un propósito. Destruyó el mundo (salvando a Noé y su familia) a causa de la maldad humana. Extinguió ejércitos enteros que amenazaban la fe de su Pueblo Elegido. Su agente, Elías el profeta, cortó las gargantas de 450 profetas apóstatas.

A pesar del lenguaje de la pandemia, el sufrimiento y la muerte no son los mayores horrores. La brutalidad de la violencia de Dios, como advertencia y metáfora del castigo eterno, presagia el horror aún mayor de la paga del pecado y de la desobediencia a su voluntad. Jesús advierte: “Os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano será reo de juicio; cualquiera que insulte a su hermano será reo del consejo, y cualquiera que diga: “¡Necio!” será reo del infierno de fuego” (Mat. 5:22). Sus palabras son escalofriantes: “Si tu ojo te hace pecar, sácalo; mejor te es entrar con un solo ojo en el reino de Dios, que con los dos ojos ser echado al infierno, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga” (Marcos 9:48).

La parábola del hombre rico y Lázaro describe a un hombre próspero ajeno a Lázaro y su situación. El rico muere y languidece en el infierno. En respuesta a su grito de ayuda, Abraham dice: “Hijo, acuérdate que tú recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora él está consolado aquí, y vosotros estáis angustiados. Y además de todo esto, entre nosotros y vosotros se ha abierto un gran abismo, para que los que quieran pasar de aquí a vosotros no puedan, y ninguno pase de allí a nosotros” (Lucas 16:25-26). Así como existe el Cuerpo Místico de Cristo destinado al cielo, existe un universo inmoral alternativo: el infierno, “el cuerpo místico del mal”.

Pero la Escritura no revela el destino eterno de los asesinados por Dios, ni de los que merecían su ira ni de los inocentes arrastrados por la violencia temporal. La ira de Dios en el Antiguo Testamento prepara el camino a la misericordia de Jesús Redentor, que perdona a los arrepentidos y nos salva del fuego eterno del infierno. Jesús cumple las profecías de Isaías: “Id y contad a Juan lo que habéis visto y oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, a los pobres se les anuncia el evangelio a ellos” (Lucas 7:22). Pero esto es simplemente el comienzo de su misericordia.

Aparte de limpiar el Templo de los cambistas, Jesús rara vez castiga en los Evangelios. “Dios envió a su Hijo al mundo, no para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él” (Juan 3:17). Jesús reprende a Santiago y Juan, los “hijos del trueno”, por su afán de hacer descender fuego del cielo para destruir a sus enemigos samaritanos (ver Lucas 9:54-56). Jesús es el “Siervo Sufriente” de Isaías, soportando la ignominia de la cruz y venciendo el pecado, el sufrimiento y la muerte en su gloriosa resurrección. Él redime a la humanidad, nos salva de nuestros pecados, abre las puertas del cielo y lega los sacramentos para sostenernos en su gracia.

La ira y la violencia divinas expresan la justicia perfecta de Dios, pero mientras vivamos en esta tierra, la plenitud de su verdad permanecerá fuera de nuestro alcance, envuelta en misterio. “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dice Jehová” (Isaías 55:8). No tenemos más remedio que aceptar los límites de la razón humana y hacer caso a San Pablo: “Dios no puede ser burlado, pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará” (Gálatas 6:7).

El último libro de la Biblia, el Apocalipsis, profetiza el capítulo final de la ira divina temporal de Dios. Solo la misericordia divina puede explicar la ira de Dios. La misericordia inseparable de Jesús proporciona la perspectiva adecuada para la justicia divina.

Para nuestra salvación, no nos atrevemos a negar la justicia divina como si fuera demasiado severa o, al hacerlo, minimizamos la urgente necesidad de buscar humildemente la misericordia divina.

Adviento

Adviento

El Adviento, según el uso actual, comienza con el domingo más cercano a la fiesta de San Andrés. ¿Qué es el Adviento? Adviento es mejor conocido como el período en el calendario de la Iglesia antes de Navidad, que dura aproximadamente un mes. Adviento (Lat. ad-venio,...

Dobbs salva vidas

Dobbs salva vidas

ESCRITO POR: TRENT HORN • Una afirmación común entre los defensores del aborto legal es que prohibir el aborto no hace nada para reducir las tasas de aborto. La autora católica Rebecca Bratten Weiss hace uno de esos argumentos en un artículo de mayo de 2022 lamentando...

Lo más actual

Adviento

Adviento

El Adviento, según el uso actual, comienza con el domingo más cercano a la fiesta de San Andrés. ¿Qué es el Adviento? Adviento es mejor conocido como el período en el calendario de la Iglesia antes de Navidad, que dura aproximadamente un mes. Adviento (Lat. ad-venio,...

Dobbs salva vidas

Dobbs salva vidas

ESCRITO POR: TRENT HORN • Una afirmación común entre los defensores del aborto legal es que prohibir el aborto no hace nada para reducir las tasas de aborto. La autora católica Rebecca Bratten Weiss hace uno de esos argumentos en un artículo de mayo de 2022 lamentando...