El aclamado actor estadounidense, Mark Wahlberg, se declara católico practicante. A través de su cuenta de Instagram en la que aparece junto a su esposa, Rhea Durham, declaran la importancia de la oración y el ejercicio físico en pareja.

“Pensé que después iba a hacer ejercicio con Tina y Shannon (sus entrenadoras), y me sorprendió. Ella va a hacer ejercicio conmigo. Las parejas que rezan juntas y entrenan juntas, permanecen juntas”, dijo Wahlberg, y luego le dio un beso en la mejilla a Rhea, con quien tiene cuatro hijos.

Hace varios años, el actor estadounidense le dijo a The Catholic Herald que la oración es su primera prioridad al despertar cada mañana.

“Lo primero que hago cuando comienza mi día es ponerme de rodillas y dar gracias a Dios. Siempre que salgo de mi casa, lo primero que hago es detenerme en la iglesia”, afirmó Wahlberg.

Wahlberg y su fe católica

Hace unos meses Wahlberg envío un consejo a sus seguidores para el inicio de la Cuaresma. El actor se encontraba en las afueras de la iglesia de San Pablo Apóstol en Los Ángeles, Estados Unidos, con la señal en su frente de haber recibido las cenizas.

La historia de vida del actor no ha sido nada fácil: nació en una familia humilde y llevó una juventud muy agitada en medio de las drogas, trabajó como modelo y cantante de rap, y fue encarcelado por herir a un compañero en una pelea.

En una entrevista para el periódico alemán Frankfurter Allgemeinen reveló que toda esa vida había quedado atrás porque decidió retomar su fe católica. También atribuyó todo su éxito en el cine tras su reencuentro con Dios a través de la Eucaristía.

Hace algunos años Mark fue invitado a participar como presentador en la Fiesta de las Familias con motivo del Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia, Estados Unidos, eventos que fueron presididos por el Papa Francisco. Durante la actividad, Mark dijo a la audiencia: “atribuyo todo mi éxito a mi fe católica”.

Pasado un tiempo, en un video que se publicó en la página de Facebook de la Oficina de Vocaciones de la Diócesis de Providence en Estados Unidos, Wahlberg expresó su deseo de que sus hijos y las generaciones futuras “tengan buenos sacerdotes en sus vidas, así como yo los tuve”.

El actor cuenta con una nominación al Óscar por su papel en la película Infiltrados (2006) y ha participado en éxitos de taquilla como Transformers: La era de la extinción, Invencible y Un trabajo a la italiana; aunque también en películas polémicas como Ted.