Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

MERIENDA A NUESTRO PASO

Por: Las Dominicas de Lerma-España

Íbamos dando un paseo por la huerta y, según caminábamos… ¡nos llegaba la merienda!

Al paso por el nogal unas cogíamos nueces y las comíamos, otras en la higuera cogían los higos ya maduros; ciruelas, almendras, avellanas, uvas… y una que no merendaba, cargaba, como si de un trofeo se tratase, la cesta con unos cuantos tomates.

Me impresionó mucho. Ese día se apreciaba en lo que nos rodeaba que todo es don. Todo nos venía dado a nuestro paso, un regalo.

¿Qué habíamos hecho para que esto ocurriese? Solo sembrar y regar, los frutos se nos dieron.

Estamos acostumbrados a pagar por lo que comemos cuando vamos al supermercado, pero ver que te viene dado, disfrutar del don, es algo maravilloso. ¡Descubrir cómo el Señor te da de merendar!

Cristo te pide que le muestres tus manos vacías y acojas la Salvación; Él ha muerto y Resucitado por ti, ya ha pagado todo. Deja que crezca esta experiencia de Su amor en ti y dé frutos. ¡Que a tu paso sea Cristo el que dé de merendar a ti y a los que te rodean! Porque has dejado que siembre en ti y lo has regado secundado aquello que Él ha puesto en tu corazón, dejando que Él te marque el camino a seguir.

Hoy el reto del amor es que pidas al Señor que “te dé de merendar”. Que fuera de tus planes, de lo que tienes en tu agenda, te ponga una persona, una situación en tu camino que, aunque quizá cambie tu rumbo, te haga descubrir cómo el Señor se te da a través de ella: un detalle, una palabra…

Deja que Cristo te alimente.

VIVE DE CRISTO