Miramos a Nuestro Buen Dios

by | Jun 20, 2022 | Espiritualidad

Pablo VI nos recordó que creer en la presencia real de Cristo significa adorarlo cara a cara

ESCRITO POR: FR. HUGH BARBOUR, O. PRAEM. •

Recibí del Señor lo que también os he transmitido,

que el Señor Jesús, en la noche en que fue entregado,

tomó pan, y después de haber dado gracias,

lo partió y dijo: “Esto es mi cuerpo que es para ti.

Haz esto en mi memoria.”

Asimismo también la copa, después de haber cenado, diciendo:

“Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre.

Haz esto, cada vez que lo bebas, en memoria de mí”.

Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa,

proclamáis la muerte del Señor hasta que él venga.-1 Co. 11:23-26

En 1965, la Iglesia en todas partes estaba convulsionada en diversos grados por las nuevas teorías presentadas por algunos teólogos, especialmente en la Europa de los Alpes. Estas especulaciones intentaron explicar el misterio de la Sagrada Eucaristía como sacrificio y presencia sin el realismo tradicional de la teología católica. La presencia se redujo a una experiencia de Cristo presente en la comunidad de adoración; el sacrificio se convirtió en un mero símbolo del trabajo y las luchas de la comunidad cristiana.

Estas diversas teorías, muy desdeñosas de las enseñanzas de los grandes teólogos y doctores medievales, habían comenzado a mostrar sus efectos, primero en seminarios y comunidades religiosas y luego en las iglesias locales en el culto parroquial. Naturalmente, las prácticas de piedad y devoción que antes eran habituales comenzaron a dejarse de lado, y ya no se fomentaban ni enseñaban. La exposición prolongada (la antigua devoción de las “cuarenta horas”), la bendición, la celebración individual diaria de los sacerdotes y las horas santas eran cada vez menos frecuentes. Signos externos de reverencia como la genuflexión se presentaban como opciones, fácilmente omitibles.

San Pablo VI, el sumo pontífice reinante, tomó todas estas cosas en serio y decidió actuar para oponerse a estas tendencias. La carta encíclica Mysterium Fidei fue el hermoso resultado de su ansiedad. Esta encíclica abordó las enseñanzas erróneas e inadecuadas que se difunden en el exterior. El santo Papa reafirmó el valor infinito de la celebración diaria de la Santa Misa por parte de los sacerdotes, incluso sin congregación, y defendió la enseñanza tradicional y definida sobre el misterio de la transubstanciación.

Pablo VI quiso restaurar el realismo de la fe católica en la presencia real y sustancial del Señor, perdurable incluso fuera de la Misa, en los sagrarios de los altares de la palabra. La mejor manera de hacer esto, sintió, era animar y exhortar a los fieles a una viva devoción a esta presencia a través de la práctica de hacer “visitas” al Santísimo Sacramento en nuestras iglesias. Su lenguaje es inequívoco y muy conmovedor. Estos son algunos ejemplos entre muchos:

¡Qué grande es el valor de la conversación con Cristo en el Santísimo Sacramento, porque no hay nada más consolador en la tierra, nada más eficaz para avanzar por el camino de la santidad!

Cristo es verdaderamente el Emmanuel, es decir, Dios con nosotros, de día y de noche, está en medio de nosotros. Él habita con nosotros lleno de gracia y de verdad. Restaura la moralidad, alimenta la virtud, consuela a los afligidos, fortalece a los débiles.

Propone su propio ejemplo a los que se acercan a él, para que todos aprendan a ser como él, mansos y humildes de corazón, ya buscar no su propio interés sino el de Dios.

 Luego agregó, en Solemni Hac Liturgia:

El Santísimo Sacramento es el “Corazón Vivo” de cada una de nuestras iglesias y es nuestro dulcísimo deber honrar y adorar a la Santísima Hostia, que nuestros ojos ven, al Verbo Encarnado, a quien ellos no pueden ver.

En resumen, el Papa vio que la única forma de garantizar la ortodoxia y una fe viva en el Misterio de la Fe era centrarse en el Santísimo Sacramento como el lugar privilegiado de la oración personal. Esta intuición fue continuada y con mucha fuerza por San Juan Pablo II y por el Papa Benedicto XVI, cada uno con su propio ejemplo y estilo de enseñanza.

Al gran San Juan Vianney, que es el patrón luminoso de la devoción sacerdotal y del cuidado pastoral de los fieles, le gustaba contar el ejemplo de un anciano devoto de su parroquia a quien veía día tras día en la iglesia de rodillas en silencio sin tanto como un libro de oración, solo mirando el tabernáculo. Cuando Vianney le preguntó qué estaba haciendo, respondió: “Miro al buen Dios y él me mira a mí”. El santo proclamó al anciano un ejemplo de contemplación.

Vayamos a nuestros sagrarios para mirar con fe y amor a nuestro buen Dios, y lo más importante, para experimentar su mirada sobre nosotros. Como católicos tenemos este tesoro de nuestra enseñanza sobre la Sagrada Eucaristía. ¡Que podamos comenzar a experimentar sus frutos en nuestra vida de oración y así seguir el camino de los santos!

Segundo Domingo de Adviento

Segundo Domingo de Adviento

Aquí está la lectura del evangelio, comenzando con Mateo 3:1, "En aquellos días, apareció Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea y diciendo: 'Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado'. Fue de él que el profeta Isaías había hablado cuando...

Adviento

Adviento

El Adviento, según el uso actual, comienza con el domingo más cercano a la fiesta de San Andrés. ¿Qué es el Adviento? Adviento es mejor conocido como el período en el calendario de la Iglesia antes de Navidad, que dura aproximadamente un mes. Adviento (Lat. ad-venio,...

Lo más actual

Segundo Domingo de Adviento

Segundo Domingo de Adviento

Aquí está la lectura del evangelio, comenzando con Mateo 3:1, "En aquellos días, apareció Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea y diciendo: 'Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado'. Fue de él que el profeta Isaías había hablado cuando...

Adviento

Adviento

El Adviento, según el uso actual, comienza con el domingo más cercano a la fiesta de San Andrés. ¿Qué es el Adviento? Adviento es mejor conocido como el período en el calendario de la Iglesia antes de Navidad, que dura aproximadamente un mes. Adviento (Lat. ad-venio,...