No, en serio, podrías irte al infierno

by | May 17, 2022 | Apologética, Espiritualidad

Algunos cristianos piensan que la posibilidad de ir al infierno es solo para los incrédulos. Pero también es una posibilidad para los cristianos, y una aleccionadora.

ESCRITO POR: KARLO BROUSSARD •

Algunos cristianos piensan que la posibilidad de ir al infierno es solo para los incrédulos. No creen que un verdadero cristiano nacido de nuevo pueda perder su salvación, de ahí la frase común una vez salvo, siempre salvo.

Pero para otros cristianos, el infierno es una cruda realidad a la que enfrentarse, incluso para los cristianos justificados, ya que creen que un cristiano puede perder el don de la salvación inicialmente recibido. Hay varios pasajes de las Escrituras a los que suelen acudir en busca de apoyo, por ejemplo, Hebreos 6:4-6, 10:26-31 y Juan 15:2-3. Cada uno de estos pasajes advierte a los cristianos acerca de alejarse de la fuente de salvación, es decir, Jesús, lo que implica la posibilidad de condenación incluso para los cristianos. Entonces es más como una vez guardado, mejor permanecer guardado.

Hay una forma de refutar estos pasajes bíblicos, pero habrá que ver qué tan buena es. Para verlo bien, podemos consultar al teólogo protestante Michael Norton en su capítulo del libro Four Views on Eternal Security.

Básicamente, según el argumento, las advertencias bíblicas sobre el alejamiento de la fe se refieren a aquellos cristianos que confían solo en su bautismo en lugar de lo que significa el bautismo: la fe en Cristo. Tales cristianos, se argumenta, están satisfechos con tener simplemente una relación externa con Cristo. Como dice Norton, estos son cristianos “en el pacto [a través del bautismo] pero no unidos personalmente por la fe viva en Jesucristo”. Tales cristianos serían similares a aquellos judíos que confiaron en su descendencia natural de Abraham como base para su membresía en el Nuevo Pacto pero fueron eliminados (Rom. 11:19-22).

  1. Tenga en cuenta que el principio interpretativo aquí implica que alguien puede estar en el pacto a través del bautismo y, por lo tanto, ser miembro de la comunidad del pacto, pero al mismo tiempo no ser regenerado, salvo o justificado. Ahora, parece haber solo dos formas en que esto podría ser cierto.
  1. A) Un creyente inicialmente fue regenerado a través del bautismo, se convirtió en un miembro visible de la comunidad del pacto y luego perdió esa gracia salvadora,

2. B) Un creyente se convirtió en un miembro visible de la comunidad del pacto a través del bautismo, pero nunca fue regenerado en primer lugar, lo que implica que el bautismo no hace que alguien sea regenerado o, como dice Norton, “unido por la fe viva a Jesucristo”. ”

Por supuesto que no puede ser A, porque entonces todos están de acuerdo y no hay discusión. Entonces tiene que ser B, pero B no es cierto. El bautismo regenera y une a una persona a Cristo por medio de la fe viva.

Considere lo que Pablo enseña en Romanos 6:3-4:

¿No sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Por el bautismo fuimos sepultados juntamente con él para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

Pablo además explica en detalle los efectos de esta unión con Cristo a través del bautismo. En los versículos 6-7, escribe:

Sabemos que nuestro antiguo yo fue crucificado con él para que el cuerpo pecaminoso fuera destruido y ya no estuviéramos esclavizados por el pecado. Porque el que ha muerto [la muerte bautismal] está libre [griego, dedikaiōtai] del pecado.

Lo interesante de este pasaje, como lo señaló en los círculos católicos el apologista Jimmy Akin, es que el griego no dice “libres del pecado”. La palabra griega traducida como “liberado” es dikaioō, que significa “poner en una relación correcta (con Dios); absolver, declarar y tratar como justos”. Esta es la misma palabra que usa Pablo cuando habla de nuestra justificación por la fe: “Siendo justificados [griego, dikaiōthentes] por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Rom. 5:1). Entonces, la frase “libres del pecado” en Romanos 6:7 puede traducirse literalmente como “justificados del pecado”.

Las traducciones modernas lo traducen como “liberado del pecado” porque el contexto es claramente acerca de la santificación. En el versículo antes de que Pablo hable de la muerte bautismal, habla de los que están en Cristo como “muertos al pecado”. Como se citó anteriormente, Pablo habla de aquellos que han muerto la muerte del bautismo como “ya no esclavizados al pecado”.

Entonces, para Pablo, la justificación puede incluir la santificación, que es la renovación interior del alma mediante la cual se elimina la culpa objetiva del pecado. Y esa justificación, o regeneración, tiene lugar en el bautismo.

Entonces, la afirmación de que el bautismo no nos hace “unidos por la fe viva a Jesucristo” es falsa. Tiene que ser. Y si es así, entonces podemos rechazar la idea de que “confiar en el bautismo” de alguna manera debe separarse de “confiar en Cristo”, y hacer lo primero lo mantiene fuera de la lista de invitados celestiales.

Hay una cosa más que mencionar aquí. El principio de “confiar en el bautismo” no da cuenta de los otros pasajes de las Escrituras que a menudo se citan por la creencia de que los creyentes regenerados pueden perder su salvación, como Gálatas 5:4. El texto dice,

Vosotros estáis separados de Cristo, vosotros que queréis ser justificados por la ley; has caído de la gracia.

Note que Pablo dice que los gálatas fueron “separados de Cristo” y que “se habían apartado de la gracia”. Ambas declaraciones implican que los gálatas fueron salvos, o regenerados, ya que estar en Cristo y en la gracia es estar libre de condenación (Rom. 8:1). Si está tratando de rechazar la posición católica de perder la salvación, no puede decir aquí que estos cristianos simplemente tenían una relación externa con Jesús al ser miembros de la comunidad cristiana a través de su bautismo. Estaban en Cristo.

¿Por qué hablaría Pablo de que los gálatas estaban en Cristo si no tenían fe en él? No es como si Pablo estuviera hablando de niños bautizados o personas bautizadas que no pueden usar la razón. ¿Cómo puede alguien que no cae en estas categorías de personas bautizadas estar en Cristo, y por lo tanto no estar sujeto a condenación, y no tener fe? ¿No es necesaria la fe para estar libre de condenación, al menos para aquellos que pueden ejercerla? Es: “sin fe es imposible agradar [a Dios]” (Heb. 11:6).

Al final, el principio interpretativo incrustado en la contrarrespuesta anterior introduce una teología novedosa que no deberíamos aceptar como cristianos: adultos bautizados unidos con Cristo pero sin fe. La enseñanza de Pablo sobre el bautismo en Romanos 6:3-4, 7 y 17-18, y su enseñanza de que los creyentes pueden ser “separados de Cristo” (Gálatas 5:4), proporcionan la razón.

La posibilidad del infierno no es un mensaje solo para los incrédulos. Es un mensaje para los cristianos también, y uno aleccionador. No lo olvidemos.

Lo más actual