Obispos recuerdan que el centro de la Navidad es el nacimiento de Jesús

(ACI Prensa)

La Conferencia Episcopal Portuguesa (CEP) animó a los fieles a celebrar la Navidad con la conciencia de que el nacimiento del niño Jesús es el centro de este tiempo festivo y recomendó respetar las medidas de bioseguridad para evitar contagios de coronavirus.

En un comunicado, la conferencia exhortó a las familias cristianas a “reavivar la conciencia de que la principal razón” de los encuentros familiares es “el nacimiento de Jesús, que introduce a la humanidad en la Familia del mismo Dios”.

Los obispos invitaron a los fieles a enriquecer esta celebración “con algún momento de oración alrededor de la mesa o junto al pesebre y, si es posible, con la participación conjunta” en las Misas de Navidad de sus comunidades.

Además, pidieron acoger “las orientaciones anunciadas por las autoridades civiles y sanitarias” que permiten a los ciudadanos tener un encuentro con sus seres queridos en estas festividades.

“La alegría de la fiesta y de los encuentros familiares estén acompañadas de todas las precauciones, de modo que a las festividades no siga una nueva ola de contagios con el consecuente sufrimiento y duelo”, recomendaron.

El Episcopado portugués indicó que “las orientaciones anunciadas nos permitirán celebrar en asamblea no solo las mañanas de los días de Navidad, el domingo de la Sagrada Familia (27 de diciembre) y la Solemnidad de Santa María Madre de Dios (1 de enero), sino también en la víspera de estos días festivos y en la tarde de los días de Navidad y Año Nuevo”.

Para las celebraciones, los obispos exhortaron “a mantener todos los cuidados” con el fin de evitar los contagios por coronavirus.

“Coherentemente, abstenerse de la práctica tradicional de dar un beso a la imagen del Niño, y reemplazar este gesto de veneración afectuosa por cualquier otro que no implique contacto físico y evite aglomeraciones”, solicitaron.

Finalmente, recomendaron que las personas del grupo de riesgo, como aquellas impedidas de participar presencialmente de la Eucaristía, santifiquen estos días “por la oración y por la caridad, poniendo en el centro se su vivencia navideña la fe en Jesucristo, Dios que se hizo nuestro hermano y amó al prójimo”.