¿Qué tiene que decir el derecho canónico sobre el tema y

qué aún no está claro?

POR: JIMMY AKIN •

Con los obispos de los EE. UU. Votando recientemente para redactar un documento que discutirá la dignidad de recibir la Comunión, podría ser útil revisar los conceptos básicos de lo que actualmente sostiene el derecho canónico.

Los dos cánones más importantes son el 915 y el 916, que dicen:

Poder. 915 Los que hayan sido excomulgados o interceptados después de la imposición o declaración de la pena y los que perseveren obstinadamente en un pecado grave manifiesto no serán admitidos en la sagrada comunión.

Poder. 916 Una persona consciente de pecado grave no debe celebrar la Misa ni recibir el cuerpo del Señor sin una confesión sacramental previa, a menos que haya una razón grave y no haya oportunidad de confesar; en este caso la persona debe recordar la obligación de realizar un acto de perfecta contrición que incluye la resolución de confesarse lo antes posible.

Ambos cánones involucran situaciones en las que una persona no debe recibir la Comunión, pero tratan el tema desde diferentes ángulos. El canon 916 lo aborda desde el punto de vista de quien sabe que ha cometido pecado mortal (pecado grave en la jerga canónica) y no se ha confesado.

Expresa la regla básica de que tales personas deben confesarse antes de recibir la Comunión.

Aquellos en esta situación no deben presentarse para la Comunión.

Esta regla se entiende comúnmente.

Lo que es menos conocido es que hay una excepción: es posible recibir la Comunión antes de ir a la confesión en los casos en que existe una necesidad grave y no hay oportunidad de confesar, y la persona vuelve al estado de gracia al realizar un acto. de perfecta contrición. Esta excepción es posible porque el requisito fundamental para la recepción digna de la Comunión es estar en estado de gracia, y eso se puede lograr tanto acudiendo a la confesión como realizando un acto de perfecta contrición con la intención de confesar.

Esta excepción no la encuentran comúnmente los miembros ordinarios de los fieles, ya que generalmente no hay una necesidad grave de recibir la Comunión en un momento particular, y es posible simplemente esperar hasta después de la confesión.

Sin embargo, puede surgir, por ejemplo, en el caso de un sacerdote que necesita celebrar la Misa y no tiene la oportunidad de confesarse con otro sacerdote.

 El Canon 915 aborda el tema desde la perspectiva de quienes administran la Comunión en lugar de recibirla. Identifica varias clases de personas que “no deben ser admitidas” a la Comunión, lo que significa que se les debe negar incluso si se presentan para recibir.

Las dos primeras clases de personas son aquellas que han sido excomulgadas o interceptadas. Estas penas se derivan de la comisión de delitos canónicos especialmente graves. Incluso en estos casos, las sanciones deben imponerse o declararse antes de que se le niegue la Comunión a la persona. Canónicamente hablando, si alguien incurre en excomunión automática, no se le negará la Comunión hasta que la excomunión sea declarada por la autoridad competente (aunque, por supuesto, todavía no debe presentarse para la Comunión, según el canon 916).

Note que este canon distingue entre excomunión y negación de la Comunión. A pesar de lo que pueda pensar de la palabra excomunión, no todos los que se les niega la Comunión son excomulgados. La excomunión es una pena que implica más que simplemente negarle la Comunión. Sus efectos se detallan en el canon 1331.

El canon 915, por lo tanto, visualiza un grupo de personas que no están excomulgadas, pero a las que se les debe negar la Comunión porque “perseveran obstinadamente en un pecado grave y manifiesto”.

Se requiere una consideración cuidadosa por parte de las autoridades de la Iglesia para evaluar si una persona se encuentra en tal situación. El canon 912 establece que “todo bautizado no prohibido por la ley puede y debe ser admitido a la sagrada Comunión” (cf. can. 843 §1).

Además, el Código de Derecho Canónico establece que “las leyes que establecen una pena, restringen el libre ejercicio de los derechos o contienen una excepción a la ley están sujetas a una interpretación estricta” (can. 18).

Estos cánones requieren que se cumpla un alto nivel antes de que a un miembro de los fieles se le pueda negar la Comunión.

En el caso de los que “perseveran obstinadamente en pecado grave manifiesto”, cada uno de los criterios mencionados debe ser verificado e interpretado de manera estricta.

La persona debe estar cometiendo un pecado real. Esto va más allá de hacer cosas tontas, desagradables u ofensivas. El pecado real debe estar involucrado.

Además, el pecado debe ser grave y, a la luz del rigor con que se debe interpretar el requisito, debe serlo claramente. Sin duda o posiblemente, el pecado grave no es suficiente bajo una interpretación estricta. Solo el pecado que cruza claramente la línea hacia el territorio de la tumba cumplirá este requisito.

El pecado grave debe manifestarse. Este es un término del arte en el derecho canónico que se refiere a que el pecado se conoce públicamente. Si el pecado es privado o solo lo conocen unas pocas personas, no es manifiesto. Bajo una interpretación estricta, el pecado grave debe ser conocido por una parte significativa de la comunidad.

Finalmente, la persona debe perseverar obstinadamente en el pecado. Bajo la estricta interpretación que exige el derecho canónico, esta condición no se cumple a menos que las autoridades eclesiásticas hayan hecho un esfuerzo serio por advertir a la persona y le hayan dado un tiempo adecuado para arrepentirse. Sólo cuando continúa persistiendo en el pecado a pesar de las advertencias, se juzga que persevera obstinadamente en él.

Una siguiente pregunta lógica sería, ¿quién está encargado de hacer estas determinaciones? La ley no aborda esta cuestión directamente. Sin embargo, los principios que contiene indican la respuesta general.

A nivel parroquial, el papel de tomar estas determinaciones normalmente recaería en el párroco. Dada la seriedad con la que el derecho canónico toma el derecho de los fieles a recibir la Comunión, aparte de circunstancias muy especiales, otras personas de la parroquia deben consultar con el párroco antes de determinar que un feligrés no debe ser admitido.

A nivel diocesano, la autoridad para tomar la determinación recae en el obispo. Lo mismo se aplica en casos de duda a nivel parroquial, y se debe consultar al obispo siempre que surja una pregunta sobre un caso en particular.

Se ha llamado la atención pública sobre este tema debido a la posibilidad de que los obispos de los Estados Unidos promulguen un documento que aborde la situación de los políticos que apoyan el aborto u otras posiciones contrarias a la enseñanza católica.

En su reunión de junio, los obispos votaron para permitir que su Comité de Doctrina redactara un documento de enseñanza sobre la Eucaristía, que sería considerado para su adopción por la conferencia episcopal en una reunión futura (posiblemente en noviembre). Se aclaró que el proyecto de documento no mencionaría políticos en particular y discutiría principios generales en lugar de buscar la creación de una política nacional uniforme.

Si los obispos votan para aprobar y publicar dicho documento, es probable que se repita la esencia de una declaración que la conferencia emitió en 2004 denominó Católicos en la vida política. Ese documento decía:

Se ha planteado la cuestión de si la negación de la Sagrada Comunión a algunos católicos en la vida política es necesaria debido a su apoyo público al aborto a pedido. Dada la amplia gama de circunstancias involucradas para llegar a un juicio prudencial sobre un asunto de esta seriedad, reconocemos que tales decisiones recaen en el obispo individual de acuerdo con los principios canónicos y pastorales establecidos. Los obispos pueden legítimamente emitir diferentes juicios sobre el curso más prudente de la acción pastoral. No obstante, todos compartimos un compromiso inequívoco de proteger la vida y la dignidad humanas y de predicar el evangelio en tiempos difíciles.