Renunciar a las cosas buenas

by | Mar 4, 2022 | Espiritualidad, Sin Categoria, Valores

ESCRITO POR: FR. CARLOS MARTÍNS •

Una vez di una charla sobre el ayuno y la mortificación de Cuaresma en una reunión de profesionales católicos. Uno de los asistentes se me acercó después, un poco molesto, y dijo que el ayuno y la mortificación no eran parte de su espiritualidad. “Puedo seguir a Jesús perfectamente bien sin ellos”, dijo. “Me concentro en cambio en hacer el bien”. (Irónicamente, ese día era un viernes durante la Cuaresma y había comprado pastelitos elegantes para todos).

Respondí con una pregunta. “Entonces, ¿qué quiso decir Jesús cuando dijo: ‘El que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo’?” (Mateo 16:24).

En los últimos años, muchos católicos han asumido las penitencias de “entrega personal” de Cuaresma en lugar de participar en aquellas que son actos más explícitos de abnegación. Así, en lugar de dejar cosas como los dulces, el café, comer carne animal (incluso los viernes) o cualquier otra cosa buena, hay una exhortación a hacer cosas como rezar una coronilla extra, visitar a un encarcelado, dedicar más tiempo para la lectura espiritual, o alguna otra actividad similar. O incluso “ayunar” de vicios como la crueldad.

La oración y las obras de misericordia son prácticas cuaresmales maravillosas y necesarias. Sin embargo, si no practicamos la abnegación de las cosas buenas, perdemos el sentido de la Cuaresma.

Dos principios son relevantes aquí. Primero, Jesús sigue siendo nuestro modelo y ejemplo. Puedes apostar que Nuestro Señor se comprometió en mucha oración e intercesión durante sus cuarenta días en el desierto. Pero lo hizo mientras participaba en una abnegación rigurosa y significativa. La Escritura dice que Jesús ayunó mientras estaba en el desierto (Lucas 4:2). El Catecismo de la Iglesia Católica nos recuerda: “Por los solemnes cuarenta días de Cuaresma, la Iglesia se une cada año al misterio de Jesús en el desierto” (540). La Iglesia ha estado ayunando durante 2.000 años. La legitimidad y autoridad moral del ayuno habla por sí misma.

Segundo, al descuidar el ayuno podríamos estar alimentando a la bestia sin darnos cuenta. Uno de los efectos de la caída es un amor desmesurado por uno mismo. A menudo pensamos demasiado en nosotros mismos. Permitimos que nuestros apetitos se vuelvan locos. Uno de los propósitos del tiempo de Cuaresma es atacar este amor desmesurado por uno mismo.

De hecho, fantasear con ser más de lo que eran es cómo el diablo engañó a Adán y Eva para que rechazaran a Dios. “‘Ciertamente no morirás’, dijo la serpiente a la mujer. ‘Porque Dios sabe que cuando comáis del árbol, se os abrirán los ojos y seréis como Dios’” (Gén. 3:4-5). Vale la pena señalar que cuando el diablo aprovechó esta tentación, Adán y Eva aún no habían caído. En otras palabras, la naturaleza humana seguía siendo como Dios la había hecho: intacta e intacta. Fue atrayéndolos al amor propio desmesurado que el diablo los hizo caer en su sórdida trampa. Hemos estado pagando el precio desde entonces.

Nuestro quebrantamiento es una fuerza a tener en cuenta. Puede llevarnos fácilmente a todo tipo de disfunciones y pecados. En su carta a los Efesios, Pablo da una fuerte exhortación a atacar ese yo quebrantado, lo que él llama nuestro viejo yo: “Deben desechar el viejo hombre de su forma de vida anterior, corrompida por los deseos engañosos, y renovarse en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado a la manera de Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Efesios 4:22-24). Pablo identifica nuestro viejo yo como la fuente de nuestra pecaminosidad, nuestras pasiones desordenadas, nuestra negativa a seguir al Señor y, en última instancia, nuestra infelicidad. Permitir que exista es una tontería. En su lugar, debemos declararle la guerra.

Damos muerte a nuestro antiguo yo mediante la mortificación. La mortificación proviene de dos palabras latinas, mortem y facere; juntos significan “provocar la muerte”. Consiste en la práctica de la negación mesurada de nuestros apetitos inferiores y el deseo de placer sensual. Mortificarnos trae liberación. De hecho, el Catecismo llama a la abnegación una de las “condiciones previas de toda verdadera libertad” (2223).

 

Una de las formas más básicas y tradicionales de observar la Cuaresma es el ayuno: obligatorio para todos los católicos (excepto los exentos por edad o enfermedad) el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo y fomentado durante toda la temporada. Tiene el peso no solo de la práctica cristiana antigua detrás de él, sino de todas las religiones principales. Incluso los antiguos filósofos practicaban el ayuno. Platón, por ejemplo, ayunaba para lograr una mayor eficiencia física y mental.

Algunas personas pueden ayunar con bastante rigor. Otros tienen más dificultad. Para ellos, un poco de creatividad puede ser necesaria.

Tenía un amigo con muy bajo peso corporal. Para él, perderse una comida o no consumir la cantidad habitual de comida significaba una falta de funcionalidad virtual. No podía hacer su trabajo, no podía concentrarse, no podía entablar una conversación. Esto ciertamente no es lo que la Iglesia desea cuando prescribe el ayuno. Por lo tanto, en lugar de reducir la cantidad de comida que ingería (que ya era solo la cantidad que necesitaba para funcionar), se privó de las cosas que hacían que la comida fuera placentera. Se negó a sí mismo todos los condimentos. La sal, la pimienta, la salsa picante, el ketchup, la mantequilla y similares se vaciaron de su casa antes de la Cuaresma.

¿Te resulta pesado ayunar? Trate de comer su hamburguesa sin ketchup, mostaza, queso y los otros condimentos que le gusta ponerle. No salar sus papas fritas. ¿Necesitas una taza de café para estar alerta y funcionar? Renunciar a la crema y el edulcorante. En todas estas prácticas sentirás la privación y vivirás una auténtica Cuaresma. De hecho, privarnos de los condimentos es una excelente manera de ayunar, ya que, aunque agregan placer a nuestra experiencia de comer, prácticamente no poseen ningún valor nutricional. Durante cuarenta días, ¿por qué no matarlos?

Para ser claros, practicar la penitencia no es un fin en sí mismo. La Iglesia no prescribe la penitencia por sádica; lo prescribe por dos realidades esenciales que realiza. La primera es que nos recuerda nuestra propia mortalidad. El desagrado que viene con el ayuno nos hace sentir nuestra falta de autosuficiencia y nuestra dependencia de Dios. Hace que nuestra oración sea mucho más real y genuina porque es una oración hecha tanto con el cuerpo como con la mente. Esa oración, a su vez, puede alimentar actos de caridad.

La segunda es que una observancia de Cuaresma significativa, sincera y auténtica hace que la Pascua sea mucho más una celebración. Cuando termina la Cuaresma, es tiempo de gloria, y consumimos las cosas buenas que nos han faltado. Y es bueno hacerlo. Son un recordatorio de la gloria que Cristo ha comprado para nosotros y que nos espera en la próxima vida.

De hecho, la Escritura describe el cielo como un banquete (Mateo 22:2), una fiesta de bodas (Mateo 25:10), un lugar sin hambre (Apoc. 7:16). Si bien es cierto que la Iglesia toma en serio la observancia del ayuno, es igualmente cierto que nadie aprecia una fiesta como la Iglesia. Durante 2.000 años se ha estado preparando para uno. “Bienaventurado el que cenará en el reino de Dios” (Lucas 14:15).

Que Dios nos bendiga a todos en nuestras celebraciones de Cuaresma.

Duplica tu poder en misa

Duplica tu poder en misa

ESCRITO POR: FR. HUGH BARBOUR, O. PRAEM. • ¿Qué significa que se ofrezca una Misa por una intención especial? Para empezar, ayudará a explicar para qué sirve la Misa. La finalidad de la santa Misa es aplicar los efectos de la pasión salvífica del Señor, que tuvo lugar...

Lo más actual

Duplica tu poder en misa

Duplica tu poder en misa

ESCRITO POR: FR. HUGH BARBOUR, O. PRAEM. • ¿Qué significa que se ofrezca una Misa por una intención especial? Para empezar, ayudará a explicar para qué sirve la Misa. La finalidad de la santa Misa es aplicar los efectos de la pasión salvífica del Señor, que tuvo lugar...

V Domingo de Pascua

V Domingo de Pascua

Primera Lectura Hch 14, 21b-27 En aquellos días, volvieron Pablo y Bernabé a Listra, Iconio y Antioquía, y ahí animaban a los discípulos y los exhortaban a perseverar en la fe, diciéndoles que hay que pasar por muchas tribulaciones para entrar en el Reino de Dios. En...