Hola, buenos días, hoy Matilde nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

TU PALABRA ES LUZ PARA MIS PASOS

Por: Las Dominicas de Lerma-España

Por el claustro de la procuración pasamos múltiples veces al día, porque por él se va a la iglesia, al refectorio, al comedor y a la cocina… Y, también, a la sala de trabajo… Tiene, a los laterales, plantas, una mesa grande y un piano…

Pues hace unos días, observé que encima de este piano, una hermana había dejado un Nuevo Testamento pequeño. No sé si fue a propósito o por olvido, pero allí sigue, día tras día…

Yo, cuando paso por allí, lo miro, y me he dado cuenta, un día en la oración, que la Palabra de Jesús no está allí por casualidad… Pienso que, al pasar por la procuración, ¡es tan fácil abrirle al azar y leer la frase evangélica que Dios quiere regalarme en ese momento, que voy de paso!:

“La Palabra de Dios es viva y eficaz, más tajante que espada de doble filo”… o, “Dios es amor y el que permanece en el amor, permanece en Dios y Dios en él”… o: “¡Lázaro, sal fuera!”… o : “¡Tengo sed” (¡Sed de almas, sed de ti!)…

Siempre su Palabra me reclama a la interioridad y a la oración, y esto como furtivamente, de pasada… En esta oración, veía que, ¡qué buena costumbre es abrir las Palabras de Jesús muchas veces durante el día…!

El tener el Nuevo Testamento siempre a mano, facilita esa sencilla oración continua que nos pide el Señor: “¡Orad ininterrumpidamente!”… ¡Así que doy gracias a Dios que nos pone su Palabra tan a mano!…

Hoy el reto del amor es dejar un pequeño Evangelio, como al azar, para que, al pasar delante de él, Jesús te invite a abrirle y beber, en un pequeño instante, Palabras de vida eterna.

VIVE DE CRISTO