Una devoción simple para comenzar bien el Adviento

by | Nov 27, 2022 | Apologética, Espiritualidad

“¡Reloj!” dice Jesús. Aquí hay cuatro maneras fáciles de prestar atención a sus palabras mientras nos preparamos para la Navidad.

ESCRITO POR FR. HUGH BARBOUR, O. PRAEM. •

Homilía para el Primer Domingo de Adviento, Año B

Jesús dijo a sus discípulos:

“¡Estate atento! ¡Estar alerta! No sabes cuándo llegará el momento.

Es como un hombre que viaja al extranjero. Se va de casa y pone a sus sirvientes a cargo, cada uno con su trabajo, y ordena al portero que esté alerta.

Vigilad, pues; no sabéis cuándo viene el señor de la casa, ya sea al anochecer o a medianoche, o al canto del gallo, o por la mañana.

Que no venga de repente y te encuentre durmiendo. Lo que les digo a ustedes, se lo digo a todos: ‘¡Observen!’” -Marcos 13:33-37

Intensa expectativa: este es el sentimiento y la actitud mental de nuestra adoración al comenzar la temporada demasiado corta de Adviento. Tiene mucho que esperar y vigilar y, sin embargo, no dura ni treinta días. (Los ritos orientales tienen más tiempo de preparación, al igual que el rito ambrosiano del norte de Italia alrededor de Milán; ¡tienen seis semanas, no solo cuatro!)

Los textos de las Misas dominicales y diarias de la temporada nos dan tantos hermosos motivos para dirigir la atención de nuestro corazón a la venida del Salvador. Desafortunadamente, a menudo nos perdemos estas selecciones muy antiguas, ya que a menudo se omiten en las Misas de lunes a viernes (no deberían serlo) o se reemplazan por otras canciones del misalette de los domingos.

Algunas de las selecciones más venerables que se remontan a los antiguos orígenes del rito de la Iglesia en Roma son las antífonas de entrada y las antífonas de Comunión para las cuatro Misas que cierran y cumplen el Adviento en Nochebuena y Navidad. Estos son los más olvidados, mientras cantamos nuestros familiares villancicos (¿por qué no hacer ambos?), pero si les prestamos atención, proporcionan una base profunda para nuestra meditación.

Simplemente corresponden a los cuatro tiempos que Nuestro Señor nos ofrece para velar por él en la lección del Evangelio de este domingo: Nochebuena, Medianoche de Navidad, Amanecer de Navidad (“canto del gallo”) y Día de Navidad. Se encuentran tanto en la forma actual como en la clásica de la Misa Romana.

Lo que propongo en este Primer Domingo de Adviento es una devoción sencilla que puedes usar fácilmente cada uno de los días de Adviento en preparación para las grandes gracias del nacimiento del Señor de la Virgen María. Hoy la Iglesia nos hace cantar o recitar la antífona de entrada o el introito “A ti, Señor, levanto mi alma”. Esta pequeña devoción de cuatro partes nos mantendrá levantando nuestra alma hacia el Salvador mientras viene a salvarnos.

Nochebuena: “Hoy sabréis que el Señor vendrá y nos salvará, y por la mañana veréis su gloria” (cf. Éxodo 16, 6-7). Reflexiona sobre esta promesa de esperanza y de gloria por un minuto más o menos y reza un Ave María y un Gloria.

Medianoche de Navidad: “El Señor me dijo: tú eres mi Hijo. Yo soy quien te ha engendrado hoy” (Salmo 2:7). Reflexionad sobre este misterioso nacimiento de Dios Hijo desde toda la eternidad del corazón del Padre; que en él hay una eterna, sempiterna Navidad entre el Padre no engendrado y su Hijo unigénito. Rezar un Ave María y un Gloria.

Amanecer de Navidad: “Hoy nos alumbrará una luz, porque nos ha nacido el Señor; y será llamado Dios Maravilloso, Príncipe de paz, Padre de los siglos futuros; y su reinado será sin fin” (Isaías 9:1, 5; Lucas 1:33). Reflexiona un rato sobre los maravillosos nombres del Santo Niño y reza un Ave María y un Gloria.

Día de Navidad: “Un niño nos nace, y un hijo nos es dado; sobre su hombro reposará su cetro de poder, y se llamará su nombre Mensajero de grandes consejos” (Isaías 9:5) Reflexiona sobre cómo este niño es para ti y para todo el género humano, nacido para gobernarnos y enseñarnos. nosotros, y rezar un Ave María y un Gloria.

¡Cuán dulce y firmemente prepararemos nuestro corazón con estos temas antiguos para la celebración de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo según la carne! Y esto tomará sólo unos breves momentos al día.

Si hacemos esto, estaremos obedeciendo el mandato del Salvador de velar por su venida como sus siervos fieles, esperando ansiosamente su llegada. No hay nada mejor que eso.

Ahora, si tienes el tiempo y la inclinación, tengo otra recomendación opcional. Cada uno de estos textos tiene un hermoso canto gregoriano ambientado en el gradual de la Iglesia. Es posible que desee escucharlos. Así que haz una búsqueda en línea para la Nochebuena; se llama “Hodie scietis”. Y luego haz una búsqueda de Christmas Midnight; se llama “Dominus dixit ad me”. Para Christmas Dawn es “Lux fulgebit”. Y para el día de Navidad es “Puer natus est nobis”.

Tal vez no tengas tiempo de escucharlos todos a la vez, pero sería genial si pudieras escucharlos al menos una vez durante el Adviento. Seguro que están todas en Internet, y como tienes la traducción de la estrofa de entrada, sabrás lo que se está cantando, y podrás permitir que la genialidad de la música te transmita el espíritu de la Iglesia a lo largo de los siglos como ha cantado durante muchos siglos.

Nuestra Señora y vuestro ángel bueno os inspirarán el espíritu de la oración esperanzada al haceros cargo de la oración de nuestra buena Madre, la Iglesia Católica, en su incomparable y profunda conciencia de los acontecimientos de nuestra salvación que se renuevan cada año para nosotros, comenzando con este el Primer Domingo de Adviento.

¿Cuándo está bien robar?

¿Cuándo está bien robar?

El Séptimo Mandamiento parece claro: no robar. Pero en el mundo cotidiano, y en el mundo del cine, hay matices. JUAN M. GRONDELSKI • Las películas pueden expresar valores católicos. Admito que el estado del cine moderno parece invalidar esa tesis, pero la historia...

Lo más actual

¿Cuándo está bien robar?

¿Cuándo está bien robar?

El Séptimo Mandamiento parece claro: no robar. Pero en el mundo cotidiano, y en el mundo del cine, hay matices. JUAN M. GRONDELSKI • Las películas pueden expresar valores católicos. Admito que el estado del cine moderno parece invalidar esa tesis, pero la historia...