Vencedora desde su nacimiento

Pbro. José Martínez Colín

1) Para saber

La Arquidiócesis de México publica un semanario informativo llamado “Desde la Fe”. Ahí publicó una entrevista a Paola Espinosa, clavadista mexicana que acaba de lograr medalla de plata en Londres. Ya en los Juegos Panamericanos había ganado medalla de oro. Una mujer de gran valía no solo en el trampolín, sino también fuera del deporte.

2) Para pensar

Gracias a sus virtudes y jovialidad, se ha ganado la simpatía de los públicos y el respeto de sus adversarios. Además de ser abierta, cordial y sencilla, Paola siempre agradece sus triunfos a Dios. A continuación sus valiosas palabras.

“La fe es muy importante, no slo para alcanzar mis metas deportivas, sino también las personales. Yo creo en esa frase que dice que la fe mueve montañas, y a mí, en lo personal, el estar cerca de Dios, el ser coherente con mi fe y mis creencias, me han ayudado a vencer muchos obstáculos. Gracias a Dios, en todos los lugares donde he participado me ha ido muy bien… mi sueño es ahora ser medallista olímpica individual… pero si la vida me demuestra que no es posible alcanzar estas metas, no pasará nada, ya que por mi parte, por mi trabajo, por mi esfuerzo y dedicación diaria, no quedará. La fe en Dios me ayuda de muchas formas, desde que me despierto hasta que me duermo; lo siento siempre conmigo, en todo lo que hago y su presencia ha sido muy importante en mi vida, incluso desde antes de mi nacimiento”.

Paola muestra en sus respuestas una gran humildad: “Todo ha sido un trabajo en equipo. Sí, yo soy la que se tira desde la plataforma, del trampolín, nadie más, pero detrás de mí hay mucha gente que trabaja conmigo para que pueda alcanzar mis objetivos, porque no sólo es mi entrenadora, también mi doctor, mi fisiatra y la gente que forma parte de mi equipo… Soy muy afortunada de tener a gente buena a mi alrededor”.

Contaba sobre su visita a la Basílica de San Pedro: “Ese día tuvimos la oportunidad de admirar sus pinturas y de escuchar Misa, e incluso pude comulgar. Realmente me dio mucho gusto visitar El Vaticano, dar gracias ahí a Dios por los logros obtenidos… Pude enseñarle a mi entrenadora una parte de lo que es mi religión, porque ella es de China. En El Vaticano viví momentos muy bonitos que guardaré en mi memoria por siempre”.

Por último, dio un consejo a los jóvenes: “Todos somos capaces de alcanzar lo que nos propongamos…. Es cuestión de soñar, de trabajar, de aferrarte a lo que quieras y no descansar hasta alcanzar tus objetivos… Obviamente debes ser disciplinado, trabajar por lo que quieres y no quedarte cruzado de manos porque las cosas solas no te llegan, es cuestión de buscarlas y no desistir hasta conseguirlas”.

3) Para vivir

Cabe sealar que Paola lleva por segundo nombre “Milagros” y hace referencia a su vida, pues fue gracias a la fe y oración de su abuela, Sra. Irma Dávila, que Paola logró su primer triunfo al nacer.

Y es que su madre, la Sra. Josefina Sánchez, tenía en el vientre un tumor que ponía en riesgo la vida de la pequeña, pero decidió que debía de nacer.

Su abuela, recuerda que en medio de la angustia, Dios fue el único refugio de la familia, sobre todo cuando los médicos le deban pocas esperanzas de vida: “Durante el embarazo, yo solía visitar al Santísimo Sacramento y le pedía a Dios por la salud de mi hija Josefina y de la bebé”. Dios la escuchó y nos da ha dejado a una gran mujer.