Vaticano busca reducir a cero la contaminación en su territorio antes de 2050 

(ACI Prensa)

El Papa Francisco anunció que el Vaticano se une al objetivo de reducir a cero la contaminación en su territorio antes del año 2050 y que se compromete a promover una educación para la ecología integral.

Así lo anunció el Pontífice en un mensaje de video enviado este sábado 12 de diciembre al High Level Virtual Climate Ambition Summit, organizado por las Naciones Unidas, Reino Unido, Cile e Italia con motivo de los 5 años de la adopción del Acuerdo de París.

En su mensaje el Pontífice señala que, para cumplir esos compromisos, el Estado de la Ciudad del Vaticano intensificará “los esfuerzos de gestión ambiental, ya en curso desde hace algunos años, que posibiliten el uso racional de recursos naturales como el agua y la energía, la eficacia energética, la movilidad sostenible, la reforestación, y la economía circular también en la gestión de los desechos”.

Además, aboga por que “las medidas políticas y técnicas deben unirse con un proceso educativo que favorezca un modelo cultural de desarrollo y de sostenibilidad centrado en la fraternidad y en la alianza entre el ser humano y el ambiente”.

En una nota explicativa emitida por la Sala de Prensa de la Santa Sede, se explica que, los esfuerzos de gestión ambiental a los que hace referencia el Papa, se refiere a “proyectos tanto para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero como para mejorar las fuentes de su absorción mediante, por ejemplo, procesos de reforestación”.

Asimismo, el Vaticano “intensificará sus esfuerzos de gestión ambiental en favor del uso racional de los recursos naturales como el agua y la energía, la eficiencia energética, la mejora de su patrimonio tecnológico, la movilidad sostenible, la reforestación y la economía circular como la gestión de los desechos”.

En el comunicado de prensa, se destaca también “las políticas ambientales y energéticas aplicadas en el Estado de la Ciudad del Vaticano para reforzar el uso de las fuentes de energía renovables mediante la construcción de plantas fotovoltaicas y de refrigeración solar, así como la modernización de las centrales térmicas y los sistemas conexos de control de la temperatura con el fin de obtener un mejor rendimiento en cuanto a la eficiencia energética y las emisiones contaminantes en la atmósfera”. 

Se afirma que “también se han logrado progresos significativos en la optimización del uso del recurso hídrico, la reducción de los desechos comunes, el desarrollo del catastro arbóreo del Estado de la Ciudad del Vaticano y la promoción del consumo responsable”.

De forma especial, se destaca que “en 2019 se suprimió la venta de plástico de un solo uso” en el territorio vaticano.

“Otros aspectos importantes son los relativos a la puesta en marcha de un proceso de sustitución de su parque automovilístico por automóviles de tracción eléctrica o híbrida y la mejora del concepto de recuperación y reutilización en el ámbito de la gestión de los desechos”.

También se subraya “el fomento de la recogida selectiva de residuos urbanos (de una diferenciación del 42% en 2016 al 65% en 2020 con el objetivo de alcanzar el 75% en 2023) y la diferenciación de los residuos especiales igual al 99%”.

Sin embargo, en el comunicado de la Sala de Prensa, se insiste que para lograr el objetivo de alcanzar las cero emisiones en 2050 hay que conjugar estas medidas con una labor educativa.