Wilton Gregory se convierte en el primer cardenal afroamericano de los Estados Unidos

El papa Francisco presenta el anillo y el pergamino al nuevo cardenal Wilton D. Gregory, de Washington en la Basílica de San Pedro en el Vaticano, el 28 de noviembre. El cardenal Gregory es oriundo del sur de Chicago. Foto: Stefano Spaziani/CNS

Uno por uno, 11 eclesiásticos de alto rango, incluyendo dos ciudadanos estadounidenses: cardenales Wilton D. Gregory de Washington y Silvano M. Tomasi, ex diplomático del vaticano, se arrodillaron ante el papa Francisco para recibir sus sombreros rojos, un anillo de cardenal y un pergamino que declara formalmente su nuevo estatus y asignándoles una iglesia “titular” en Roma.

Pero, dado que el consistorio del 28 de noviembre ocurrió durante la pandemia de COVID-19, el papa Francisco de hecho creó 13 cardenales nuevos. Los cardenales José F. Advincula de Capiz, Filipinas y Cornelius Sim, vicario apostólico de Brunéi, no asistieron al consistorio debido a las restricciones de viajes de COVID-19; sin embargo, son oficialmente cardenales y recibirán sus birretas y anillos en una fecha posterior, señaló el vaticano.

Según el derecho canónico, los cardenales son creados cuando sus nombres se hacen públicos, “en presencia del colegio cardenalicio”. Aunque muchos cardenales asentados en Roma asistieron al consistorio, otros miembros del colegio estuvieron “presentes” en línea.

La pandemia también significó que la reunión fue inusualmente pequeña; cada cardenal fue acompañado por un sacerdote secretario y podía invitar a un puñado de personas, así que solamente había aproximadamente 100 personas en la congregación en el altar de la Cátedra de la Basílica de San Pedro. Los nuevos cardenales provienen de ocho países: Italia, Malta, Estados Unidos, Brunéi, Filipinas, México, Ruanda y Chile.